ESTILO DE VIDA DE LA REALEZA

¿Más inaccesibles?: Meghan y Harry instalaron tercera valla por $15.500 en casa como “medida de seguridad”, dice informe

November 29, 2019 23:14

Si bien la casa de Meghan Markle y el príncipe Harry está un poco lejos del palacio de Kensington, eso no significa que haya motivos para que no sea renovada con éxito cuando sea necesario. Bueno, de hecho, hace un par de meses, los Sussex enfrentaron duras críticas porque habían gastado $3.05 millones en Frogmore Cottage usando fondos públicos.

La Subvención Soberana emitió un informe confirmando que esa información era absolutamente cierta. Además, dicho ente aclaró que ese dinero era parte de los fondos públicos que la reina recibía del Gobierno Británico para apoyar sus deberes oficiales y mantener los palacios reales ocupados.

Frogmore Cottage, la “humilde” casa de los Sussex.

Durante más de 6 meses, Meghan y Harry han disfrutado de la comodidad, junto a su pequeño Archie, en los terrenos del castillo de Windsor. La pareja ha tratado de proporcionarle, además, la mejor seguridad a su nuevo hogar, Frogmore Cottage, así como a su hijo.

Según revelado recientemente, los Sussex instalaron una tercera valla pagada por los fondos públicos (se gastaron en promedio unos $15.500) como nueva medida de seguridad. Los lugareños notaron la nueva cerca de madera que corta completamente cualquier vista del jardín del lugar aún desde los senderos cercanos. No obstante, no se tiene aún la certeza de si la valla es solo un arreglo de seguridad o una estrategia para evitar que el jardín sea visible para los espectadores.

El Estado de la Corona, que financió la valla, presentó algunas solicitudes de planificación al ayuntamiento por “obras de paisajismo exterior” en dicha propiedad, aunque no se hicieron públicos los documentos justificativos, ya que “contienen información sensible”.

El bebé real.

Por otro lado, para nadie es un secreto que la pareja de jóvenes padres ha hecho hasta ahora todo lo posible para mantener a su hijo Archie a salvo del ojo del público.

Es más, hace unos meses, alguien emitió una declaración en la que se informaba que Meghan y Harry enviaron a los vecinos una serie de advertencias de cosas que podían hacer o no en las inmediaciones de la casa: “no le hablen a la pareja Sussex, no vean a su bebé Archie y ni siquiera toquen a sus perros”. No obstante, aunque esta información sigue causando indignación entre la población local y las redes sociales, nada de esto fue jamás confirmado.

Por otro lado, algunas personas se preguntan si, teniendo en cuenta la difícil situación en torno a Meghan, Harry y la prensa sensacionalista, las medidas de seguridad extremas estarían justificadas. ¿Tú qué piensas?

Por nuestra, esperamos que los Sussex se diviertan pasando la Navidad y el Año Nuevo lejos del ojo público. Tal vez sea lo mejor para todos. ¿No crees?