ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

¿Qué es la gonorrea y por qué es peligrosa? 5 síntomas alarmantes de esta enfermedad

June 28, 2018 16:37

La gonorrea es una ITS (Infección de Transmisión Sexual) de origen bacteriano muy común en Estados Unidos y otros lugares del mundo. Es más frecuente entre los adolescentes y los adultos jóvenes que en otros grupos de edad. Generalmente afecta los genitales, pero también puede afectar la garganta, los ojos y el recto. La mejor manera de prevenir la gonorrea es practicando sexo seguro.

OBprod / Shutterstock

Esta enfermedad puede ser tratada con antibióticos. Sin embargo, si no se trata puede causar graves complicaciones como infertilidad en hombres y mujeres, así como ceguera en los bebés de madres infectadas.

Los síntomas de la gonorrea

Los primeros síntomas de esta infección pueden percibirse a los pocos días o semanas después del contagio. Es posible que algunas personas no tengan síntomas, sin embargo, pueden contagiar a sus parejas.

Los síntomas de la infección difieren en mujeres y hombres. Los hombres infectados pueden experimentar las siguientes manifestaciones:

  • Dolor al orinar,
  • Necesidad de orinar con más frecuencia,
  • Secreción blanca, amarilla, verdosa o beige del pene,
  • Apertura roja e hinchada en el pene,
  • En raras ocasiones, dolor testicular e hinchazón.

ruigsantos / Shutterstock

Las mujeres infectadas pueden desarrollar los siguientes síntomas:

  • Flujo vaginal verdoso o amarillo,
  • Dolor al orinar,
  • Orinar con mayor frecuencia,
  • Dolor en la parte inferior del abdomen,
  • Sangrado vaginal anormal (sangrado abundante durante los períodos, sangrado entre períodos y después del coito).

aradaphotography / Shutterstock

No es muy común, pero si las bacterias llegan a los ojos, tanto hombres como mujeres pueden desarrollar conjuntivitis (inflamación de la membrana mucosa que cubre el interior de los párpados y la parte visible del ojo). La infección también puede afectar la garganta (causando dolor e hinchazón de los ganglios linfáticos en el cuello) y el recto (causando dolor rectal, irritación, hinchazón y secreción).

Quizá te interese: Síntomas que podrían alertar del padecimiento de una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS)

Posibles complicaciones de la gonorrea

Si esta enfermedad se detecta y se trata rápidamente, es poco probable que cause complicaciones. Sin embargo, sin tratamiento, puede causar daños graves, incluso permanentes.

Cuando se presenta en mujeres, esta enfermedad puede extenderse hacia el tracto reproductivo, lo cual puede generar inflamación en el útero, los ovarios y las trompas de Falopio. Este conjunto de afecciones se conoce como Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI) y puede causar desde dolor pélvico crónico hasta infertilidad.

En algunos casos raros, también pueden presentarse enfermedades como artritis, problemas cardíacos e incluso meningitis. También puede ocasionar la pérdida de la vista en bebés cuando la madre está infectada y nace por parto vaginal.

Cómo protegerse de la gonorrea

La única forma totalmente segura de prevenir la infección es no tener relaciones sexuales. Pero hay cosas que puedes hacer para disminuir el riesgo:

  • Tener relaciones sexuales con una sola pareja,
  • Asegurarte, a través de pruebas de laboratorio, de que tus nuevos compañeros sexuales no tienen ITS,
  • Usar condones,
  • Hacerte exámenes de detección regulares de gonorrea y otras ITS.

Tero Vesalainen / Shutterstock

Al igual que todas las infecciones de transmisión sexual, la gonorrea puede prevenirse optando por el sexo responsable. Recuerda que al cuidarte de esta enfermedad, también estás cuidando a tu pareja.                                                                                                                                                                                          

Fuente: WebMD, HealthLine, Medical News Today

Quizá te interese: Es la enfermedad de transmisión sexual más común, pero pocas personas saben que la tienen


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.