ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Dejó su trabajo de azafata para escalar el Everest y cruzar nadando el océano, todo para ayudar a sus niños

July 11, 2017 09:30

Maria Conceicao de Portugal solía trabajar como azafata en Emirates Airlines, cuando visitó Dhaka, Bangladesh en 2005. Vio a niños en las calles que no tenían ropa, comida o siquiera un lugar para vivir. La mujer se sintió tan conmovida por la situación, que convenció a sus amigos para hacer donaciones.

Después de algún tiempo María se dio cuenta de que esto no solucionaba el problema, por lo que abrió una escuela para 172 niños y contrató a los mejores maestros que logró encontrar. Sabía que sólo la educación podía cambiar algo en la vida de esos niños. Una vez que tenían algún conocimiento y habilidades, ya no eran prisioneros de la situación. Con la ayuda de amables patrocinadores de todo el mundo, los niños de María tenían un futuro.

Las cosas empeoraron sólo un par de años más tarde, durante la recesión en 2008. La escuela perdió maestros antes de que cualquiera de los niños pudiera recibir una educación adecuada. María logró llevar a sus estudiantes a una escuela privada local, a pesar de que no tenía dinero para pagar por su educación.

Fue entonces cuando decidió recaudar fondos. María fue al Polo Norte y escaló la cumbre del Everest. Cuando estas hazañas no consiguieron suficiente atención de patrocinadores, la mujer entrenó para convertirse en corredora, lo que le valió 6 Récords Guinness.

Una vez más, sus logros en este deporte dejaron de atraer atención, por lo que decidió aprender a nadar. El objetivo de Maria es cruzar el canal inglés. El trayecto de 34 km debe tomar hasta 24 horas nadando, lo que hará que María se enfrente al peligro de hipotermia ya que la temperatura del agua rara vez supera los 18 °C.

Maria ya ha intentado cruzar el canal el 30 de agosto de 2016, pero sólo logró cubrir casi la mitad de la distancia. Conociendo a María, no se detendrá hasta que logre su objetivo. Hay un sitio web de la Fundación María Cristina, que lleva el nombre de la madre adoptiva de María, donde puedes leer más sobre su actividad y los niños cuyas vidas logró cambiar.

Fuente: Maria Cristina Foundation