ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Avance científico: El rejuvenecimiento íntimo de la mujer ya es posible y así funciona

August 21, 2018 20:58

Algo asombrosamente increíble está ocurriendo: ¿alguna vez oíste hablar del rejuvenecimiento vaginal? El término puede parecer algo innovador y muy probablemente es utilizado con frecuencia por los especialistas. Sin embargo, esta teoría anteriormente era aplicada en los hombres, pero todo ha cambiado y ahora es utilizado para la salud de las mujeres.

Billion Photos / Shutterstock.com

¿De qué trata esta misteriosa técnica? Pues vamos a matar la curiosidad y explicar un poco este procedimiento estético que cada vez promete mejorar, y mucho, la vida de las mujeres.

Billion Photos / Shutterstock.com

¿Qué es el rejuvenecimiento vaginal?

Desde que las mujeres descubrieron las técnicas de depilación, comenzaron a aplicarla también en su región íntima y se han dado cuenta de que nuestro cuerpo envejece incluso allá abajo. El rejuvenecimiento íntimo es una técnica que va más allá de un simple procedimiento estético.

No se trata de la reconstrucción de himen como algunos ya habrán pensado, aunque además de mejorar el aspecto visual, actúa en temas de salud como sequedad, falta de sensibilidad, elasticidad, problemas sexuales y hasta incontinencia urinaria.

pathdoc / Shutterstock.com

¿Cuándo es el momento?

El rejuvenecimiento vaginal está más indicado para mujeres a partir de 35 años o cuando sienten que en sus partes hay ciertas irregularidades como la perdida de colágeno, firmeza, tono y lubricación, aunque estos últimos son más comunes en las mujeres que han entrado en la etapa de la menopausia. Este rejuvenecimiento también aplica para mujeres con incontinencia urinaria y atrofia vaginal.

popcorner / Shutterstock.com

Las pacientes que sufren de problemas sexuales, como resequedad, dolores durante el acto sexual, e incluso flatos vaginales también pueden ser beneficiadas.

Quizá te interese: Interrogantes de la sexualidad: ¿Mientras más relaciones sexuales, más se estira la vagina?

¿Cómo se puede hacer?

Las principales formas de aplicar este tratamiento es a través de rayos láser y radiofrecuencia. Las dos técnicas se centran en medios no quirúrgicos para hacer de la región más resistente y lograr la renovación de la piel.

pathdoc / Shutterstock.com

El tratamiento con láser es más rápido e indoloro, llevando apenas unos escasos 15 minutos. Con esta aplicación se estimula la producción de colágeno y proporciona un aislamiento de la piel, la deja libre de arrugas y mejora la sensación de placer durante el acto sexual.

La recuperación es rápida y ya en una semana la mujer puede llevar su vida normal, incluso en la intimidad.

Entretanto, la radiofrecuencia utiliza el calor para estimular la producción de colágeno haciendo la piel más firme y rejuvenecida. Es un proceso también indoloro, y las sesiones pueden variar entre 4 a 6 para poder lograr los objetivos esperados.

RossHelen / Shutterstock.com

Otras técnicas para un realce.

Además de las técnicas anteriores, existen otros tratamientos estéticos que también son aplicables en la región como: blanqueamiento, relleno de grasa, ninfoplastia o labioplastia (cirugía en los labios pequeños) incluso hasta tintura íntima para pintar los posibles hilos blancos que se encuentren en cualquier lugar.

A continuación, un vídeo en el que una especialista explica en qué consiste el proceso de rejuvenecimiento íntimo femenino.

Hoy en día, para ser bella solo hay que estar muy bien instruida sobre cada uno de los procedimientos que la cirugía estética puede lograr. Hay para todo, no hay excusas para lograr ese cambio que tanto quieres lograr. Aunque recuerda, siempre consulta a un especialista en el tema si tienes dudas o estás interesada en alguno de los procedimientos mencionados.

Fuente: Yahoo, Metropoles, Gazeta Online, Glamour

Quizá te interese: Las 5 preguntas sobre salud íntima que la mayoría de las mujeres teme hacer, incluso al médico


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.