ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

El exceso de grasa abdominal, además de ser antiestético, puede indicar enfermedades graves

May 21, 2018 21:05

Si crees que un abdomen muy pronunciado es un problema meramente estético, te equivocas. De hecho, no es raro que la acumulación excesiva de grasa abdominal sea un síntoma de alguna afección a la salud o enfermedad peligrosa que puedan afectar tu bienestar físico y tu vida en general.

Si tienes un vientre pronunciado y experimentas muchas dificultades para rebajarlo, existe la posibilidad de que tengas una de las siguientes enfermedades peligrosas o problemas de salud:

1. Hipotiroidismo.

Este desequilibrio hormonal ralentiza tu metabolismo y, en consecuencia, genera el aumento de peso. Cuando la tiroides no funciona como debería, el cuerpo comienza a almacenar más y más grasa, la cual se acumula en la zona abdominal.

Pero el hipotiroidismo también puede provocar que se gane peso de una manera indirecta. Por ejemplo, las personas que padecen de este desequilibrio a menudo suelen estar muy cansadas, lo que les obliga a reducir su actividad física. También suelen estar más ansiosas, lo que provoca que coman frecuentemente golosinas y bocadillos

 

 

2. Diabetes.

Tener un montón de grasa en la zona media no significa necesariamente que se sufre de diabetes. Sin embargo, la subida de peso de forma considerable debido a un desequilibrio alimentario puede ocasionar alguno de los tipos de esta enfermedad.

También se puede desarrollar diabetes de manera insidiosa aumentando progresivamente la resistencia a la insulina, que es la hormona que regula los niveles de azúcar en la sangre y su acumulación. En consecuencia, el cuerpo deberá producir cantidades cada vez mayores de esta hormona hasta que se transforme en diabetes.

 

Piotr Adamowicz / Shutterstock.com

 

Quizá te interese: Un estudio científico parece haber descubierto que existen 5 tipos diferentes de diabetes

 

3. Hipercolesterolemia.

Una mala alimentación también puede dar origen a un elevado aumento de talla. De hecho, el exceso de colesterol en el organismo, llamado hipercolesterolemia, puede provocar el aumento de peso.

Cuando consumimos alimentos con altos contenidos de grasa, nuestro hígado, responsable de degradar las grasas y convertirlas en colesterol, no puede ejecutar bien sus funciones y el colesterol no se evacua adecuadamente. Como resultado, la grasa se acumula en el organismo y en las arterias, lo que aumenta significativamente el riesgo de una enfermedad cardiovascular.

 

 

4. Esteatohepatitis no alcohólica.

Al ingerir alimentos con muy alto contenido de azúcar generamos un pico de glicemia en la sangre que favorece significativamente el almacenamiento de grandes cantidades de grasas, principalmente al nivel del abdomen.

Por si fuera poco, este consumo excesivo de glucosa puede ocasionar esteatohepatitis no alcohólica, que es un tipo de cirrosis de hígado graso muy ligada a la resistencia a la insulina.

 

 

5. Descontrol hormonal.

Las mujeres y los hombres de más de 60 por lo general tienen “la panza” más grande que las personas de menor edad. Este fenómeno está asociado a un cambio hormonal: la producción de cortisol, en el caso de las mujeres, y la disminución de la producción de testosterona en el caso de los hombres; lo que en ambos casos facilita el almacenamiento de grasa.

En personas de menos edad, almacenar grasa en el abdomen sin razón aparente podría deberse a un desequilibro prematuro de dichas hormonas.

 

 

Ahora lo sabes. SI tus problemas para reducir la talla del abdomen van más allá de la falta de ejercicio y unos hábitos alimenticios pocos saludables, consulta tu médico para descartar estas enfermedades.

Fuente: Medisite, Doctissimo, Doctissimo

Quizá te interese: Un estudio científico parece haber descubierto que existen 5 tipos diferentes de diabetes


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.