VIDA REAL

"No pudimos remediarlo con rezos": a su esposo solo le gustan los hombres y ella lo sabía desde el principio

December 2, 2019 21:08

Ali Anne soñaba, como muchas mujeres jóvenes, con tener a un hombre con el cual construir una familia y pasar el resto de sus días y en su búsqueda conoció a Kyle, un chico que parecía amarla mucho y por el que ella se atrevería a dar el paso más importante de su vida.

Una mujer casada con un hombre gay.

Ellos fueron amigos por un buen tiempo y fue gracias a esa amistad que Kyle se atrevió a confesarle a Ali que estaba "luchando" en contra de su homosexualidad.

Como los dos eran cristianos devotos, creían que ser gay era un pecado terrible contra la religión, por lo asumieron que, lo único que podrían hacer, era orar.

A causa de su educación religiosa, Kyle sintió que solo tenía dos opciones: una, vivir toda su vida bajo el celibato; o dos, negar sus preferencias y casarse con alguien del sexo opuesto para intentar, lo mejor que pudiera, tener un estilo de vida heterosexual.

Como ambos jóvenes querían crear una familia, eligieron la segunda opción de Kyle y decidieron unirse en matrimonio: habían fortalecido su amistad con el tiempo y ahora sentían que podrían casarse y hacer una vida juntos.

Ali y Kyle se cansaron en 2008 cuando cumplieron 20 años, pero sus primeros meses de matrimonio fueron muy difíciles, según palabras de Ali a LoveWhatMatters), sin embargo, ellos siguieron intentándolo:

Yo sabía que ambos teníamos orientaciones sexuales distintas, pero creíamos con fuerza que podríamos orar para que Kyle dejara de ser gay.

El día que todo cambió.

8 años después, Kyle empezó a sentir que no estaba haciendo bien al negarse a sí mismo y, aunque ellos se respetaban y querían muchísimo como pareja, él experimentaba dificultades sobre su forma de vivir, así que decidieron buscar respuestas juntos:

Empezamos a profundizar nuestra investigación en lo que la Biblia intentaba decir en realidad al referirse al tema de la homosexualidad. Durante los siguientes meses, nuestras vidas se consumieron entre estudios, libros, blogs y conversaciones con otras personas que habían pasado por situaciones similares.

Ali afirma que, luego de todo este tiempo, ambos concluyeron que ser gay no era pecado y comenzaron a preguntarse si era necesario seguir casados.

Así que llegaron a un acuerdo: se mantendrían casados hasta que Kyle pudiera revelar su orientación sexual de manera pública y asistirían a eventos en los que aprenderían más sobre la diversidad para vivir su vida como lo que era, sin mentiras.

Él comenzó a dudar también si lo que quería era casarse con otro hombre, pero la pareja dio el paso final y terminó el matrimonio que habían tenido por 9 años; lo que no significó que dejaran de cuidarse y estar pendientes el uno del otro. Según dijo Ali:

Somos los mejores amigos, estamos comprometidos con nuestra familia (aunque no sea la más tradicional). Y lo más importante, nuestros hijos crecerán sabiendo que papá y mamá los aman, y que nosotros dos nos amamos también.

Muchas personas terminan dándole la espalda a sus ex-parejas, pero Ali y Kyle creen que esto no es necesario pues tomaron la decisión correcta: perseguir la felicidad de cada uno, sin dejar de quererse y de amar a sus hijos. Y tú, ¿qué opinas sobre esta historia?