PSICOLOGÍA

A los 7 años perdió sus brazos, pero aprendió a cuidar de sí y de su mamá con su boca y sus pies

September 24, 2018 16:28

Chen Xinyin es un aldeano de Chongqing, un municipio de China, con una inspiradora historia de superación. Recientemente se conocieron las imágenes de este hombre de 48 años quien, al haber perdido los dos brazos, alimenta a su madre enferma sosteniendo una cuchara ente los dientes.

Este aldeano perdió ambas extremidades superiores a la edad de 7 años y, desde entonces, aprendió a vivir con su discapacidad. Incluso, logró desarrollar las habilidades necesarias para trabajar el campo y hacerse cargo por sí mismo de su pequeña granja.

De hecho, un periódico local ha informado que Xinyin ha manejado solo su pequeña propiedad desde que su madre cayó enferma en el 2014.

Este es Chen Xinyin de China. Aprendió a cocinar y a cultivar sin manos, además atiende a su madre paralizada. Dios nos ayude.

Chen no tiene brazos, pero definitivamente es dueño del espíritu más poderoso. Desde que recibió una descarga eléctrica masiva que lo dejó sin sus extremidades superiores, entendió que debía aprender a sobrevivir a pesar de su discapacidad.

Varios años de práctica y mucha determinación, le han permitido dominar perfectamente la capacidad de realizar todas sus actividades solo con sus pies y su boca. Actualmente se ocupa de 24 ovejas, dos búfalos y cuatro gallinas. Además, planta trigo y maíz, cocina e, incluso, teje cestas.

Su vida ha estado llena de grandes desafíos que no han sido fáciles afrontar. Por ejemplo, cuando aprendió a cocinar, pudo levantar el cuchillo con el pie derecho, pero en una ocasión lo dejó caer, lastimándose el pie izquierdo. Esta cicatriz todavía le recuerda ese accidente.

Quizá te interese: A los 20 años de edad perdió su brazo, pero eso no le impidió cumplir su sueño de ser violinista

Además, como sus pies cumplen la función de sus manos, evita el uso de medias o zapatos. Por lo tanto, durante las estaciones frías suele sufrir de sabañones. Sin embargo, él se mantiene en la lucha.

Un vecino aldeano le sugirió en una ocasión a Xinyin que fuera a la ciudad a mendigar, pero él ni siquiera podía imaginarse haciéndolo. De hecho, afirma con orgullo: “yo no tengo brazos, pero tengo buenos pies”.

Las imágenes de este hombre valiente y persistente son verdaderamente inspiradoras. Puede ser solo un granjero que con esfuerzo llega a fin de mes, pero su espíritu invencible lo ha convertido en un verdadero héroe.

Fuente: Bored Panda, Dailymail, Mirror

Quizá te interese: Madre da a luz a su bebé con una enfermedad terminal para poder ayudar a otros niños en el mundo