VIDA REAL

Vive como en un cuento de hadas y es tan bella que sus padres nunca la dejan sola: ni en su casa

November 8, 2019 00:24

Las personas que trabajan todo el día suelen imaginar lo agradable que sería que alguien los invitara a dejar sus trabajos para ser mimadas por el resto de sus días y recibir todo lo necesario, gratis.

Si has llegado a pensar eso, tal vez la historia de esta chica que vive como una princesa de un cuento de hadas te haga cambiar de parecer.

La Barbie rusa: Angélica.

Angelica Kenova creció en un ambiente familiar cálido y respetuoso, su pasatiempo es la fotografía y se parece mucho a una muñeca Barbie.

Por si todo eso no fuera suficiente, también es una psicóloga infantil, aunque no se dedica a su profesión.

Cuando la Barbie rusa tenía 6 años, su mamá comenzó a comprarle muñecas y a vestirla como si fuese una.

Pero, hoy, a pesar de que ya ha crecido, su madre la sigue vistiendo igual.

Por su parte, ambos padres de Angélica la animan a seguir su carrera como modelo.

Según la chica, nunca se ha sometido a cirugías estéticas y su belleza es absolutamente natural, basada en sus genes, su rutina regular de ejercicios y un poco de maquillaje.

Hasta ahora, no ha tenido ninguna relación seria pues, en caso de que un chico quisiera salir con ella, la mamá le pide el pasaporte y se lo regresa solo hasta después de la cita (como medida de seguridad).

De acuerdo con su mamá, la familia siempre está cerca de ella y no la dejan sola nunca; pues se preocupan de que algo malo pueda ocurrirle a su "muñeca apreciada" (así que no la descuidan ni un segundo, aún en su propia casa).

Hablando al respecto, Angélica señaló:

Como resultado de todo esto, siento que no tengo vida, soy más como una muñeca viviente.

Tal vez, algún día ella querrá tener una vida independiente y empezar de cero, ¿quién sabe?

¿Te gusta la vida que lleva esta chica?, ¿qué piensas?, ¿crees que su mamá se está sobrepasando con ella?

Quizá te interese: Ya se ha gastado una fortuna y casi muere una vez, pero sigue decidida a convertirse en la Barbie humana