ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Estudiante halló unas bolas "doradas" en el mar, pero necesitó partirlas por la mitad para ver si escondían algún fósil en su interior

October 10, 2019 01:21

Las personas pueden tener muchas aficiones diferentes: alguien cría plantas de maceta, el de más allá junta botellas de muchos colores y otros dedican todo su tiempo libre al deporte.

No importa lo que hagas, lo principal es que pases el tiempo con placer.

DidiPho / Shutterstock.com

Aaron Smith y sus "balas de cañón" doradas.

Un estudiante de 22 años llamado Aaron Smith, del Reino Unido, probablemente tenga uno de los pasatiempos más inusuales: se la pasa buscando los fósiles que el mar escupe a la orilla de vez en cuando.

Quizá te interese: Encontró una misteriosa maleta en su nueva casa, cuando vio lo que había dentro ¡se volvió rica!

Esta actividad le ha fascinado desde la infancia, cuando acostumbrarba caminar con su padre a lo largo de la costa. Y siempre le pareció algo normal, ya que su papá también se dedicaba a "cazar" fósiles al mismo tiempo que pescaba.

Después, cuando pasaron los años, Aaron ingresó en la universidad de medicina, pero esa loca afición se mantuvo sin cambios.

Así que, cuando tiene un poco de tiempo libre, viaja a diferentes playas y se dedica a buscar algo interesante.

Quizá te interese: 25 increíbles piedras y minerales que no parecen de este mundo

Pero, ¿qué tienen de especial estas bolas extrañas para atraer tanto la atención de Aaron? Bueno, puedes encontrar una gran variedad de moluscos petrificados en su interior.

Su pieza más valiosa: un molusco cefalópodo.

De todas las que se ha encontrado, quizás la que halló a finales de enero en el condado de Yorkshire es la más valiosa de todas.

Esta bola "dorada" tiene aproximadamente 185 millones de años, y tales hallazgos "llegan" a tierra muy de vez en cuando.

Como explicó Aaron, estas piedras brillan tanto gracias a la pirita que poseen:

El nódulo de piedra caliza (roca) está cubierto con pirita de hierro, y eso significa que podemos pulirlo para que se torne dorado brillante.

Aaron encontró un molusco cefalópodo extinto dentro de la piedra, un Cleviceras perteneciente a la familia Hildoceritidae, para ser más exactos.

Debido a su brillo natural, a la pirita se le suele llamar "el oro de los tontos", y estas bolas en particular se conocen como "balas de cañón", debido a las similitudes obvias.

Podemos entender la emoción de Aaron porque hay muchas cosas interesantes en este pasatiempo tan curioso que tiene.

Además, ¿qué otra cosa puedes sentir si te encuentras algo que tiene unos varios cientos de millones de años?

¿Qué te parecen estas "balas de cañón" con premio en su interior?

Quizá te interese: Este adolescente llegó de visita a un parque estatal, 30 minutos más tarde… ¡pasó de pobre a rico!