ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

20 errores comunes que empeoran la salud de las personas, pero que pueden evitarse con facilidad

May 14, 2019 19:45

¿Quieres lucir de 30 a tus 40 años? Entonces necesitas evaluar con seriedad tu actitud hacia tu propia salud, tus hábitos alimenticios y de sueño, tu postura acerca de las vacunas y otros aspectos más de tu vida. 

Para mantenerte saludable y vigorosa después de los 40 necesitas dejar ciertos malos hábitos.

1. Adicción al teléfono celular y a otras pantallas.

Monkey Business Images / Shutterstock.com

Estudios conducidos en 2011 por científicos de la Universidad de Harvard demostraron que ver demasiada televisión aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y algunas otras enfermedades cardiovasculares. 

Además, las pantallas azules de las tabletas, teléfonos celulares y otros dispositivos alteran los biorritmos del cuerpo y promueven algunos trastornos del sueño. 

2. Hacer caso omiso a las horas del sueño.

Las personas entre los 18 y los 64 años de edad necesitan dormir entre 7 y 9 horas al día, por lo que un hábito negligente a la hora de dormir puede causar hipertensión, obesidad y ataques al corazón. 

Además, una cantidad insuficiente de sueño acelera el envejecimiento biológico. 

3. No usar hilo dental.

pincio / Shutterstock.com

El uso regular del hilo dental previene la aparición de varias enfermedades de la cavidad oral. 

Por su parte, estudios del Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial demostraron que las enfermedades en las encías aumentan severamente luego de los 30 años, y que los hombres son más propensos a estos problemas que las mujeres.  

4. No comer con regularidad.

Una nutrición irregular retrasa el metabolismo y puede conducir a la diabetes tipo 2; adicional a esto, 2 de cada 3 personas entre los 40 y los 64 años son diagnosticadas con diabetes. 

5. Ignorar el dolor. 

¿Has sentido algún tipo de dolor o una extraña sensación de estremecimiento?, ¿tal vez un sentimiento de incomodidad? Cuando tu cuerpo intente decirte algo, no ignores los síntomas; es mejor prevenir una enfermedad o descubrirla en sus etapas iniciales. 

6. Tabaquismo ocasional. 

El tabaquismo es dañino, sin importar la cantidad, y esto incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares o del pulmón, así como de posibles ataques cardíacos. 

7. Consumir mucha sal. 

Muchas personas consumen mucha más sal de la que sus cuerpos necesitan, lo que aumenta el riesgo de padecer de hipertensión, ataque cardíaco o accidentes cerebrovasculares. 

La ingesta diaria de sal recomendada es de media cucharadita. 

8. No beber la cantidad de agua suficiente. 

fizkes / Shutterstock.com

El agua nutre cada una de las células de nuestro cuerpo, pero con el tiempo muchas personas comienzan a perder el sentido de la sed por lo que dejan de beber la cantidad de agua necesaria. 

Si bebes entre 1,48 y 2 litros de agua al día no enfrentarás nunca la deshidratación; pero esto no incluye el café de la mañana ni la bebidas carbonatadas. 

9. Evitar los productos lácteos.

Al mantener dietas estrictas o rehusarse a los productos lácteos, las personas se hacen daño a sí mismas, pues terminan sin la cantidad de calcio que sus cuerpos necesitan luego de los 30. 

El calcio es un elemento esencial y su carencia puede conducir a la osteoporosis. 

10. Mentirle a tu doctor.

Stock-Asso / Shutterstock.com

No le escondas información a tu doctor, si te duele aquí, te sientes incómodo allá, dile a tu doctor. 

¿Quién más podría ayudar a entender los síntomas que sientes?

11. No ejercitarse.

Como sabes, el movimiento es vida, por lo que una rutina regular de ejercicios ayudará a tus músculos a estar en buena forma, acelerar tu metabolismo e incrementar la elasticidad de tu piel.

12. Descuidar las relaciones íntimas.

NotarYES / Shutterstock.com

Con el trabajo y los niños, muchas personas se olvidan de la importancia de tener una buena salud sexual; pero si los pequeños ya crecieron, entonces nada te detiene de retomar tu vida íntima junto a tu pareja. 

13. Evitar un baño de sol. 

Los médicos recomiendan un buen baño de sol bajo una sombra y con protectores solares especiales; de ser posible, invierte 20 minutos de tu día para esto. 

La vitamina D se hace más importante en las personas con el paso del tiempo. 

14. Tomar bebidas carbonatadas. 

Marcos Mesa Sam Wordley / Shutterstock.com

Seguramente conoces el daño que tienen las bebidas carbonatadas en la salud de las personas; pero, además, después de los 30 años el cuerpo se vuelve más vulnerable. 

El azúcar que se encuentra en este tipo de bebidas causa diabetes y obesidad, y el ácido fosfóricos en ellas filtra el calcio y lo ayuda a salir del cuerpo, contribuyendo con ello al incremento de la fragilidad ósea. 

15. Abusar de la comida procesada.

Reemplaza las papas fritas y los bocadillos empacados por comidas saludables que contengan fibras, vitaminas y minerales, recuerda que la comida procesada solo satisface el hambre pero no trae ningún otro beneficio a la salud. 

Por otro lado, el exceso de calorías se van directo a tu cintura y los suplementos que contienen pueden ser adictivos.

16. Consumir bebidas etílicas.

Con la edad se hace más difícil para el cuerpo recuperarse de la bebida; incluso, la remoción de las toxinas acumuladas en el cuerpo luego de una noche de copas, le lleva al organismo varias semanas. 

17. Abusar de las redes sociales y evitar una vida social activa.

Esperamos que no sea una noticia para ti que las redes sociales son solo una ilusión de comunicación, por lo que es mucho más importante que las personas socialicen con otros en la vida real. 

18. Ignorar tus genes.

Aunque te guste o no, los genes significan mucho, por eso si tu familia tiene historial de alguna enfermedad específica, presta la atención necesaria y no te conviertas en otra víctima más. 

Habla con tu médico, quizás él pueda recomendarte algunos exámenes para evaluar tus probabilidades de padecer esa enfermedad. 

19. Saltar los chequeos médicos regulares.

Africa Studio / Shutterstock.com

Muchas personas se saltan sus chequeos médicos anuales y pierden la oportunidad de descubrir una enfermedad en etapa inicial: esto es un gran error, la mayoría de las enfermedades son fáciles de tratar cuando se descubren temprano.

20. Rehusarse a tomar las vacunas recomendadas. 

No solo los niños necesitan ser vacunados, no debes ignorar las recomendaciones de tu médico en relación a las vacunas que deberías ponerte. 

Cerca de 50 mil personas mueren cada ayudan a causa de enfermedades que pudieron prevenirse con una simple vacuna.

¿Qué piensas de estas simples recomendaciones?, ¿las pondrás en práctica?


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.