4 factores inusuales que aumentan significativamente el riesgo de sufrir un evento cardíaco

Estilo de vida y salud

March 15, 2019 21:37 By Fabiosa

Muchos creemos, erróneamente, que un ataque al corazón es solo el resultado de una enfermedad cardíaca, de un fuerte choque emocional o por la vejez. 

Aunque esto es en parte cierto, incluso las personas jóvenes y sanas están expuestas a riesgos cardiacos. Para sorpresa de todos, usualmente el cuerpo a menudo advierte semanas sobre el posible paro cardiaco.

Dragana Gordic / Shutterstock.com

Un ataque cardíaco es un síndrome coronario agudo que resulta de un suministro deficiente de sangre al corazón durante un espasmo u oclusión vascular, así como un aumento agudo en la demanda de oxígeno que no se puede satisfacer.

Esta condición puede conducir a situaciones graves de salud de un determinado segmento del músculo cardíaco (infarto de miocardio), que genera una sensación de presión y dolor en el pecho que se extiende hasta el cuello, la mandíbula, los brazos y la espalda (principalmente en el lado izquierdo del cuerpo).

Quizá te interese: La ciencia lo confirmó: los cólicos menstruales son tan fuertes como un ataque al corazón

manusapon kasosod / Shutterstock.com

Los síntomas típicos de un ataque al corazón incluyen:

  • Dolor severo en el pecho.
  • Falta de aliento y dificultad para respirar.
  • Mareo y confusión.
  • Tos aguda.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor abdominal.
  • Sudor pegajoso.

Quizá te interese: Un hombre en Francia resucitó 18 horas después de que su corazón dejó de latir

Además de la edad, los estilos de vida poco saludables también aumentan el riesgo de exposición a un ataque cardiaco. Te dejamos algunos consejos a tomar en cuenta a la hora de querer mejorar tu condición cardiaca y la de tus seres queridos.

Quizá te interese: Esta pequeña nació con el corazón fuera del pecho, pero sus médicos lograron salvarle la vida

1. Cambiar la rutina deportiva.

Los deportes son indispensables para mantener la salud, pero deben planearse con la ayuda de un entrenador certificado y un médico observador. El riesgo de un ataque cardíaco aumenta con un cambio dramático en tu rutina de ejercicios.

Zodiacphoto / Shutterstock.com

2. Temperaturas extremas.

Cuando el cuerpo humano está expuesto a cambios bruscos de temperatura, es decir, pasa del calor al frío, o del frío al calor, ayuda a abrir los vasos sanguíneos, lo que ayuda a las condiciones cardiacas.

Marian Weyo / Shutterstock.com

3. Calambres en las extremidades inferiores.

Se debe estar atentos a los calambres frecuentes en las piernas que representan otro factor de riesgo, ya que este fenómeno puede ser causado por enfermedades de las arterias periféricas, lo que significa que la circulación sanguínea no está en condiciones óptimas.

Quizá te interese: Actividades al aire libre que se comparten con los hijos y que fomentan su desarrollo personal

4. Mala calidad del aire.

La inflamación del tejido de los pulmones son otro elemento que pone en riesgo al sistema cardíaco. La inhalación de sustancias irritantes y la falta de oxígeno necesaria para la función normal del corazón, también están muy relacionados a los ataques cardiacos.

Ten en cuenta que a veces los síntomas de un ataque cardiaco pueden ser diferentes a los aquí mencionados.

Esto es especialmente cierto para las personas que sufren de diabetes o lesiones del sistema nervioso que afectan la percepción del dolor. 

Ninguno de estos factores de riesgo de ataque cardíaco debe ser ignorado. Recomendamos que estés atento a cualquiera de estas manifestaciones, ya que puede que tu vida esté en riesgo.

De observar alguna anomalía en tu estado de salud, no dudes en consultar a un especialista.

Cuéntanos tus experiencias e impresiones . No olvides compartir esto con tus amigos y seres queridos.

Quizá te interese: Estudios recientes indican que la salud de los dientes está relacionada con las enfermedades del corazón


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.