Buenos y malos: 12 efectos poco conocidos que ocurren en el organismo al broncearnos en exceso

Estilo de vida y tendencias

October 3, 2018 17:15 By Fabiosa

El verano es el momento del año que todos esperamos sin falta. Sin embargo, incluso en esta hermosa temporada, hay algo que no podemos pasar por alto y de lo que debemos cuidarnos: los rayos del sol. Si eres de las que no puede dejar de estar un solo día sin asolearse o de las que no quiere broncearse así sea un poco, no dejes de leer cuales son las 12 consecuencias más graves para el organismo cuando tomamos el sol de manera irresponsable:

1. Los pezones sufren.

La melanina es a la piel lo que un escudo era para un guerrero medieval. Esta sustancia oscura que se encuentra en nuestra piel detiene y nos protege de los peligrosos rayos ultravioleta. No obstante, la única parte del cuerpo que no es cubierta por la melanina son los pezones.  Por lo tanto, al broncearnos sin nada que nos cubra en la parte superior, es importante que usemos pegatinas reflectantes especiales en esta área.

Por otro lado, en lo que se refiere a las personas que viven en partes del mundo donde la radiación solar no es muy fuerte, existe un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y de ovario debido a la deficiencia de vitamina D. Si has pasado o estás pasando por un invierno poco condescendiente, recuerda tomar el sol tanto como puedas, pero con mucha responsabilidad y protección.

2. El sistema inmune.

Los rayos ultravioleta B tienen un efecto perjudicial sobre el sistema inmunológico. De esta manera, es posible que presentes estas complicaciones:

  • Algunos virus se vuelven más resistentes.
  • Puedes sufrir recaídas de infecciones que habías superado.

Esta es a menudo la razón por la que después de unas vacaciones en la playa las mujeres desarrollan candidiasis y vaginitis, dado que el sistema inmunológico está muy débil y no tiene como combatir los patógenos que lo atacan.

3. Ojos.

Los ojos son uno de los órganos más afectados por los rayos ultravioleta, así que cuídalos siempre. La exposición prolongada al sol aumenta las posibilidades de desarrollar cataratas y conjuntivitis. Por ello, es necesario que uses gafas de sol tanto como puedas.

4. Perfil hormonal.

La vitamina D, que se forma bajo la luz solar, ayuda a mejorar la síntesis de estrógeno y testosterona, y también aumenta la susceptibilidad de los tejidos a estas hormonas, promoviendo de esta manera:

  • El aumento de la libido.
  • La normalización del ciclo menstrual.
  • Un aumento en la fertilidad.

No obstante, las mujeres que tienen tumores benignos (fibromas o mastopatía) o las que están en riesgo pueden encontrar indeseable el efecto de los rayos solares.

5. Ciclo menstrual.

Permanecer bajo el sol ayuda a normalizar el ciclo menstrual. Es bien sabido que la luz del sol estimula la síntesis de estrógeno y la ovulación. Estos son algunos efectos de los rayos ultravioleta:

  • Regulación de los ciclos irregulares.
  • Menstruaciones más cortas.
  • Aumento de los ciclos ovulatorios.

En países nórdicos, donde hay menos días de sol, la menarquia (primera menstruación) ocurre más temprano en la vida de las niñas. Una mujer puede notar que la duración del ciclo menstrual en el verano es ligeramente más corta que en el invierno

 

Riesgos:

  • Transformación de tumores benignos en malignos.
  • Sangrado uterino debido a hiperplasia o pólipos endometriales.

 

Quizá te interese: ¿Te pasaste de la raya tomando el sol? ¡No te preocupes! Con estos 5 consejos tienes la solución

 

6. Síndrome premenstrual.

Bajo la influencia de la luz solar, la síntesis de las endorfinas y la serotonina mejora, por lo que es más probable que tu estado de ánimo sea bastante bueno. Las mujeres se relajan y se vuelven más activas intelectualmente. Este ambiente antiestrés sumando al buen humor, los cambios hormonales y la síntesis de vitamina D reducen significativamente los síntomas del síndrome premenstrual.

7. Dolor menstrual.

Los dolores menstruales se asocian con el aumento de la producción de prostaglandinas en el útero. Su función es estimular las contracciones uterinas para eliminar rápidamente el endometrio y la sangre innecesarios de su cavidad. Sin embargo, causan espasmos en los vasos sanguíneos, que es la causa original del dolor. El sol ayuda a formar óxido nítrico en los vasos sanguíneos, que tiene un efecto vasodilatador, que neutraliza el efecto vasoconstrictor de las prostaglandinas, minimizando las molestias en los primeros días de la menstruación.

8. Obesidad.

Un estudio realizado por especialistas de la Universidad de Edimburgo en 2014 demostró que comer una alta cantidad de alimentos grasos y ricos en calorías sin tomar el sol conducía a la obesidad y desencadenaba los síntomas de la diabetes tipo 2 en animales de laboratorio. Por su parte, el grupo que recibió suficiente luz solar permaneció sano durante mucho más tiempo.

9. Prevención de la osteoporosis.

La menopausia produce una reducción del estrógeno en la sangre, situación que conduce a un aumento en los riesgos de desarrollar osteoporosis. En este sentido, una exposición saludable a los rayos del sol promueve la producción de vitamina D en el cuerpo, sustancia que regula el metabolismo del calcio. Por lo tanto, tomar el sol ayuda a las mujeres menopaúsicas a controlar su masa ósea.

10. Melatonina - la hormona del sueño

Cuando la retina del ojo percibe la luz del sol, envía señales a las partes correspondientes del cerebro, que controlan la síntesis de la melatonina. Cuanto menor es la señal de la retina, mayor es la producción de la misma. Y viceversa: Cuanta más luz solar, menos melatonina se produce.

11. Cabello y uñas.

El cabello y las uñas son sensibles a la testosterona al acelerar su crecimiento. Bajo la exposición a la luz solar, la síntesis de la hormona sexual masculina también aumenta. Es por eso que puedes notar que en verano, el cabello y las uñas crecen más rápido y se vuelven más fuertes que en invierno.

12. Acné.

A pesar de que la testosterona en las mujeres conduce a un aumento de la secreción de grasa y glándulas sudoríparas, debes haber notado que la piel se vuelve más pura en verano. La cuestión es que los rayos ultravioletas tienen un efecto antibacteriano. Este es el secreto detrás de la piel elástica y suave del verano.

En definitiva, si eres de las que no quiere ver el sol, aquí tienes más de una razón para salir un poco más a tu jardín. Sin embargo, si eres de las que no se quiere retirar ni un momento de los rayos del astro rey, recuerda hacerlo con precaución y cuidando tu piel.

Fuente: Telegraph

Quizá te interese: El sol es vital para la vida, pero una exposición excesiva a las radiaciones solares trae consigo peligros para la piel


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.