NOTICIAS

20 Aspectos que las embarazadas deben conocer acerca de lo que ocurre antes y después del parto

November 29, 2017 20:55

El momento del parto siempre es emocionante y atemorizante para cualquier mujer. Emociona porque le estás dando la bienvenida a tu nuevo bebé al mundo y, provoca terror, porque siempre piensas que algo podría salir mal y no quieres que nada le ocurra al nuevo miembro de la familia. Por eso, para calmar un poco los nervios, te daremos una lista de 20 aspectos que toda mujer debería saber antes de ingresar a la sala de partos. Comencemos:

1. La "fecha de llegada" a menudo es incorrecta.

Toda futura madre quiere saber la fecha exacta en la que nacerá su bebé. Sin embargo, solo el 5% de las mujeres dan a luz en la fecha prevista de parto. ¡Entonces no te pongas nerviosa si tu bebé no llega a tiempo!

2. La anestesia epidural no elimina completamente el dolor.

Es solo un método de control del dolor que suprime el dolor en la parte inferior del cuerpo. Algunas mujeres sienten entumecimiento desigual en sus piernas, mientras que otras continúan sintiendo sensaciones en los pies y la parte inferior de las piernas. Otras solo pierden sensibilidad en el área abdominal.

Si continúas sintiendo dolor intenso después de la inyección, asegúrate de informar a tu médico sobre esto. Sin embargo, no depende por completo de la anestesia epidural.

3. No comas ni bebas inmediatamente después de la anestesia epidural.

Cuando se administran anestésicos durante el proceso de parto, el estómago deja de funcionar temporalmente. Entonces, es mejor hacer que el proceso digestivo vuelva a funcionar gradualmente. Por lo tanto, come antes de ir a la sala de partos. Contrario a la creencia popular, es posible comer antes de recibir anestesia epidural, pero los alimentos deben ser fácilmente digeribles.

4. Movimientos intestinales durante el parto.

Ésto le puede pasar a cualquier mujer, pero para la mayoría sigue siendo incómodo y vergonzoso. No te preocupes si te sucede a ti.

5. Después del nacimiento del bebé, las contracciones continúan.

Durante unos minutos después del nacimiento del bebé, el cuerpo está en el proceso de librarse de la placenta. Así que no te pongas nerviosa si las contracciones continúan, pues suceden rápidamente y sin ningún dolor.

6. Tu entrepierna puede verse terrible.

Después del parto, puedes descubrir una pesadilla hinchada y cosida entre tus piernas. Hay muchos métodos que pueden ayudar a que todo vuelva a la normalidad. Por ahora, ¡es mejor no mirarlo! ¡Por tu propio bien!

7. Tendrás sangrado posnatal.

Independientemente del método que elijas para dar a luz, tendrás sangrado posnatal. Estas secreciones del útero se llaman loquios. Hasta que terminen, tendrás que usar toallas grandes, ya que los tampones pueden causar una infección en el útero que aún está cicatrizando.

8. Es posible que tengas que usar pañales.

Los loquios por lo general se detienen de 4 a 6 semanas (máximo 8 semanas) después del nacimiento del bebé, pero a veces el sangrado continúa por hasta seis meses. Por lo tanto, algunas mujeres que han dado a luz recientemente usan ropa interior especial y pañales para adultos. ¿Y por qué no, si te hace sentir cómoda?

9. Te darán un masaje ¡Pero no te gustará ni un poco!

Antes de enviarte a su casa, el médico debe estar absolutamente seguro de que el sangrado se ha detenido. Entonces, antes de darle el alta, una enfermera te dará un riguroso masaje abdominal a intervalos regulares para asegurarse de que tu útero se encoja y vuelva a su tamaño normal. ¡Y duele!

10. El ombligo de tu bebé se verá extraño.

Inmediatamente después de que nazca el bebé, el cordón umbilical está atado y durante varios días o incluso semanas, los restos quedarán en el bebé hasta que desaparezcan. ¡Y no se ve lindo en lo absoluto!

Quizá te interese: La cuarentena en el posparto es diferente en cada lugar del mundo, estas 8 son curiosas tradiciones

11. El bebé recién nacido puede ser un pequeño desastre viscoso.

Casi todos los bebés nacidos antes de la semana 40 están cubiertos con una sustancia especial, que se conoce como vernix caseosa que protege la piel del bebé mientras está en el útero.

12. El bebé puede ser bastante peludo.

Algunos bebés (generalmente bebés prematuros) nacen con cabello largo y oscuro en sus orejas, brazos, hombros e incluso en la espalda. No te alarmes; pronto se caerá.

13. La forma de la cabeza del bebé cambiará, pero no de inmediato.

Si el nacimiento ocurre naturalmente, los huesos en la cabeza se deformarán un poco, ésto sucede cuando el bebé pasa por el canal de parto. El cráneo del bebé no volverá de inmediato a su forma redonda, permaneciendo cónico durante varios días. El uso de un vacío o fórceps exagera este efecto.

14. Tu cuerpo no cambiará inmediatamente.

Después del nacimiento del bebé, lo más probable es que necesites ropa nueva (o tendrás que usar la ropa que usaste durante tu segundo trimestre). Es poco probable que puedas dejar a tu bebé inmediatamente con una niñera e ir al gimnasio todos los días para entrenar, pero una dieta balanceada ayudará.

15. Sentirás mucho calor.

Sudarás mucho; puedes agradecer a tus hormonas por eso. Durante bastante tiempo después de dar a luz tendrás sofocos, lo que es completamente normal. La sudoración posnatal continúa de dos a seis semanas después de dar a luz y todavía más para las madres lactantes. Desaparecerá cuando los niveles de hormonas vuelvan a la normalidad.

16. Tu cabello puede caerse.

Después de dar a luz, puedes comenzar a perder tu cabello; es uno de los efectos secundarios de las hormonas que te ayudan a dar a luz de manera segura.

17. Descubrirás lo que es tener un pecho enorme y firme.

Intenta omitir la lactancia e inmediatamente sabrás cómo se sienten las mujeres que tienen senos grandes y firmes. Puede sonar increíble, ¡pero no es muy agradable!

18. Puedes tener problemas para amamantar.

Si decides amamantar a tu bebé, prepárate para tener posibles problemas con la producción de leche.

19. Llorarás...¡mucho!

A muy pocas mujeres les resulta fácil lidiar con las "hormonas locas" después del nacimiento de un niño. La mayoría de nosotras no puede siquiera comenzar a manejar toda la gama de emociones que van desde la apatía completa hasta la depresión posparto más fuerte. Así que es bueno avisar a tu familia de inmediato que vas a llorar mucho.

La parte más difícil de ésto es la incapacidad de entender por qué todo está tan mal hasta que realmente estás fuera de esta etapa. Es bueno hablar con personas que realmente te conocen bien. Si te dicen que estás deprimida, busca la ayuda de un médico de inmediato. ¡No ayuda a nadie si te sientes infeliz!

20. Puedes odiar a tu esposo.

Tus hormonas tienen la culpa (y probablemente de otras cosas más). Por supuesto, éste no es siempre el caso, pero algunas noches puedes mirar la cara pacífica de tu esposo y preguntarte cómo puede dormir cómodamente mientras tú, una vez más, intentas calmar al bebé que llora. Créenos, ¡no estás sola en tu ira justificable!

¡Esperamos no haberte asustado demasiado! Afortunadamente, no todas las cosas mencionadas anteriormente suceden con cada madre. Puedes administrar fácilmente todos estos problemas y es posible que ni siquiera tengas algunos de ellos. Es posible que tengas un nacimiento fácil y perfecto o, al menos, ¡esperamos que así sea!

Fuente: Fuente: Fuente: CureJoy, Pregnantchicken

Quizá te interese: ¿A qué se deben los horribles dolores de parto? La respuesta se encuentra en la cadena evolutiva

Quizá te interese: 7 Factores que ocasionan abultamientos en las zonas íntimas femeninas y que pueden evitarse


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este Sitio.