FAMILIA Y NIÑOS

7 Destinos europeos que no se pueden ignorar por su belleza en paisajes naturales y arquitectura antigua

November 22, 2017 03:43

Generalmente los turistas se deciden por los viajes más típicos: Roma, París, Berlín. Sin embargo, quedan pendientes muchos lugares que están opacados por la sombra de las ciudades más cosmopolitas. Si deseamos conocer y explorar algo fuera de lo común, debemos elegir ciudades más pequeñas e íntimas. De este modo, obtendremos una experiencia más auténtica y, por si fuera poco, evitaremos las multitudes y los excesivos gastos de las urbes internacionales. Existen buenas razones para ir a lugares menos conocidos, por lo que, a continuación, presentamos 7 que fácilmente nos podrían hacer cambiar el itinerario vacacional.

1. Perugia, en Italia.

Italia tiene muchos lugares interesantes y pintorescos más allá de la Toscana y Sicilia. Perugia es uno de ellos. Es un sitio diferente a otras regiones de Italia. La ciudad se encuentra ubicada sobre una ladera, lo que la hace, desde una perspectiva arquitectónica, muy especial, por la presencia de puentes de arco, escaleras y calles de estilo “arcade”. Caminar por sus calles es como perderse en un laberinto o en los pasillos de un majestuoso edificio.

Cristina Jurca / Shutterstock.com

Una de las razones para visitar Perugia es la hermosa mezcla que se crea del paisaje urbano y el natural, que se traduce en cualidades escénicas especiales.

Sean Heatley / Shutterstock.com

Además, Perugia es conocida por poseer una de las universidades más antiguas de Italia, que data del siglo XIV; y por el desarrollo del arte y la cultura que experimentó durante la Edad Media. En la actualidad todavía cuenta con muchos artesanos y galerías de arte. En esta ciudad se realizan muchos festivales y eventos como el “Festival de Jazz de Umbría” y el “Festival del Chocolate”. La decisión está en seleccionar lo que más nos gusta: el chocolate, el arte o las calles pintorescas con un carácter y encanto únicos.

2. Leiden, en los Países Bajos.

Leiden es una de las ciudades más bellas de Holanda, sus impresionantes calles bordeadas de canales permiten que uno piense en Venecia. Las vistas son deslumbrantes por la mezcla entre iglesias, molinos de viento, puentes y canales. Ésta, que es la ciudad donde nació el pintor Rembrandt, tiene edificios que parecen haber quedado detenidos en el tiempo. La ciudad histórica es uno de los lugares más sorprendentes y los paseos por los canales hacen de la experiencia un caso singular.

Magdanatka / Shutterstock.com

3. Eguisheim, en Francia.

Si ya conocemos los lugares más populares de París como el Louvre y la Torre Eiffel, lo mejor es retirarnos a la tranquilidad de un típico pueblo vinícola de Alsacia. Allí viviremos una experiencia completamente diferente de la historia medieval, que se combina con las tradiciones del folclore.

JeniFoto / Shutterstock.com

Eguisheim es considerado uno de los pueblos más bellos de Francia, con sus calles empedradas y un castillo medieval rodeado de coloridas casas, decoradas con flores. El gusto de los habitantes por la decoración floral ha sido motivo para que este pueblo haya ganado, desde 1985, numerosos premios franceses y europeos.

Boris Stroujko / Shutterstock.com

Rodeado de viñedos, Eguisheim es la cuna de la vinicultura en Alsacia, por lo que una visita guiada por los senderos vinícolas es otra de las experiencias que podremos experimentar allí.

QUIZÁ TE INTERESE: Los 11 destinos turísticos de América Latina que ofrecen belleza natural y aventura al mismo tiempo

4. Bamberg, en Alemania.

Esta es otra hermosa ciudad casi desconocida por los turistas, aunque recientemente ha estado ganado popularidad por sus exponentes arquitectónicos de la época medieval. De hecho, ya ha sido declarada por la UNESCO como “Patrimonio de la Humanidad".

byvalet / Shutterstock.com

Bamberg está rodeada por la franconía suiza y sus formaciones rocosas de piedra caliza, valles románticos, senderos naturales idílicos, castillos, cuevas, acantilados y laderas llenas de arbustos de enebro. Por ello la simbiosis entre el paisaje natural y la ciudad es encantadora.

Scanrail1 / Shutterstock.com

El antiguo ayuntamiento, ubicado en el medio del río y la Pequeña Venecia (un pueblo de pescadores en el río, constituido por edificios de la Edad Media), le dan a esta ciudad un toque de diversidad y personalidad única.

5. Nesvizh, en Bielorrusia.

Nesvizh es una ciudad con una rica herencia cultural, que ya ha sido declarada "Patrimonio de la Humanidad" por la UNESCO. El castillo de Nesvizh, es una mezcla de estilos barroco y renacentista, está rodeado de jardines que asemejan los jardines de rosas ingleses tradicionales. También vale la pena visitar otros sitios arquitectónicos cercanos como el ayuntamiento, las iglesias y las catedrales.

Vitaly Titov / Shutterstock.com

El castillo de Nesvizh cuando se viste con un traje de otoño dorado.

Kengi / Shutterstock.com

6. Zell am See, en Austria.

Éste es uno de los lugares más hermosos que podremos visitar. Se encuentra ubicado en los pliegues de las montañas, a los pies de un lago muy cristalino. Seguramente aún no hemos visto nada tan hermoso como esta ciudad.

mRGB / Shutterstock.com

Este sitio es impresionante en cualquier momento del año, pero lo es aún más cuando las laderas están cubiertas de vegetación con colores vibrantes.

Oleksandr Osipov / Shutterstock.com

7. Osijek, en Croacia.

Osijek, aunque es una pequeña ciudad que no cuenta con los atractivos turísticos típicos, está llena de majestuosos edificios antiguos, tan hermosos que no dejan indiferente a nadie. El parque natural "Kopački Rit" cercano es uno de los humedales más grandes de Europa con senderos pintorescos y excursiones en barco.

Thoom / Shutterstock.com

La Catedral de San Pedro y San Pablo.

Thoom / Shutterstock.com

Si queremos experimentar momentos diferentes y especiales, podemos visitar algunos de estos lugares. Sin lugar a dudas evitaremos sitios turísticos congestionados.

QUIZÁ TE INTERESE:

Te presentamos los 18 destinos turísticos con las aguas más cristalinas del mundo

Fue elegida como “La Mejor Ciudad del Mundo”: Patrimonio cultural, comida y hospitalidad mexicana