Pensaban que era cáncer de pulmón, pero resultó ser un juguete de plástico que ingirió hace 40 años

Estilo de vida y salud

October 25, 2017 01:52 By Fabiosa

La mayoría de los niños, sin importar su nacionalidad o temperamento, pondrán cosas en sus bocas y a menudo son tan ágiles que puede pasar desapercibidos. Incluso, pueden meter objetos en sus narices o en sus oídos, tragarlos o inhalarlos. Cuando los juguetes pequeños se inhalan accidentalmente, los médicos generalmente lo diagnostican, ya que los niños comienzan a atragantarse, a toser o a desarrollar otros síntomas y problemas respiratorios.

La aspiración traqueobronquial de cuerpos extraños no es común en adultos, pero aún así, a veces no solo se diagnostica a niños con esta condición. Y es más increíble aún que no se detecte durante años. Este hombre británico de unos 40 años ha estado sufriendo de una tos persistente durante casi un año.

Paul Baxter era un fumador empedernido, por lo que los médicos tenían que hacerle una radiografía de tórax y cáncer de pulmón parecía ser el diagnóstico más probable. Aunque esto fue exactamente lo que sugirió la radiografía, algo que parecía un tumor maligno, resultó ser algo diferente y muy inesperado. Resulta que tenía un cono de juguete de plástico de un juego de niños. El pequeño cono fue aspirado por el paciente cuando tenía 7 años. ¿Cómo podría haber estado allí durante más de 40 años?

Quizá te interese: Hablar con los hijos sobre un diagnóstico de cáncer es complicado, pero es algo que se debe de hacer

Los médicos están tratando de comprender cómo un fragmento de plástico podría haberse mantenido en el pulmón del paciente durante décadas sin causar ningún problema o incomodidad. Esto probablemente se deba a que la aspiración ocurrió a una edad temprana, de modo que el cuerpo extraño pudo haberse absorbido en el revestimiento de la mucosa o la vía aérea pudo remodelarse y adaptarse a su presencia. Este es un caso único y es el más largo en el que se ha alojado un juguete de plástico en los pulmones de un paciente antes de causar cualquier síntoma.

Después de eliminar el pequeño juguete, la condición del paciente mejoró y él dejó de toser. Esta historia es un buen recordatorio para que prestemos mucha atención cuando nuestros hijos traen algo cerca de su boca. Incluso si un objeto extraño no causa problemas instantáneos, puede conducir a problemas de salud importantes en el futuro. Paul tuvo mucha suerte al descubrir que el problema en su cuerpo fue un regalo de cumpleaños de cuando era niño.

Fuente: BBC

Quizá te interese:

Pensaron que su cáncer había regresado, ¡pero el diagnóstico dejó a toda la familia sin palabras!

Devastada por el diagnóstico de los médicos, esta jovencita decidió hacer algo totalmente inesperado: viajar