Las 20 frases más famosas de Keith Chesterton

Animales

October 5, 2016 17:06 By Fabiosa

Keith Chesterton nació el 29 de mayo de 1874 en Londres. Fue un escritor y periodista británico de inicios del siglo XX. Cultivó, entre otros géneros, el ensayo, la narración, la biografía, la lírica, el periodismo y el libro de viajes. Se han referido a él como el «príncipe de las paradojas». Su personaje más famoso es el Padre Brown, un sacerdote católicode apariencia ingenua, cuya agudeza psicológica lo vuelve un formidable detective, y que aparece en más de cincuenta historias reunidas en cinco volúmenes, publicados entre 1911 y 1935.

naszdziennik

A continuación os vamos a dejar las frases más famosas de Keith Chesterton:


  • La aventura podrá ser loca, pero el aventurero ha de ser cuerdo.
  • El optimista cree en los demás y el pesimista sólo cree en sí mismo.
  • En todo aquello que vale la pena de tener, incluso en el placer, hay un punto de dolor o de tedio que ha de ser sobrevivido para que el placer pueda revivir y resistir.
  • El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un comercio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia.
  • Admiramos las cosas por motivos, pero las amamos sin motivos.
  • ¿Es usted un demonio? Soy un hombre. Y por lo tanto tengo dentro de mí todos los demonios.
  • Todos los educadores son absolutamente dogmáticos y autoritarios. No puede existir la educación libre, porque si dejáis a un niño libre no le educaréis.
  • Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.
  • La mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta.
  • Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina.

grandespymes

  • Lo maravilloso de la infancia es que cualquier cosa es en ella una maravilla.
  • No hay cínicos, no hay materialistas. Todo hombre es un idealista, sólo que sucede con demasiada frecuencia que tiene un ideal equivocado.
  • La sumisión a un hombre débil es disciplina. La sumisión a un hombre fuerte es sólo servilismo.
  • El divorcio es, en el mejor de los casos, un fracaso, y nos interesa mucho más buscar curar su causa que completar sus defectos.
  • No puedes hacer una revolución para tener la democracia. Debes tener la democracia para hacer una revolución.
  • Si de verdad vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo a toda costa.
  • El mundo moderno está lleno de hombres que sostienen dogmas con tanta firmeza, que ni siquiera se dan cuenta de que son dogmas.
  • La humildad es una virtud tan práctica, que los hombres se figuran que debe ser un vicio.
  • La imparcialidad es un nombre pomposo para la indiferencia, que es un nombre elegante para la ignorancia.
  • Quienes hablan contra la familia no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen.