ESTILO DE VIDA DE LA REALEZA

Harald de Noruega: el rey que prefirió casarse con una plebeya y despreció a la reina Sofía

December 5, 2019 00:19

Harald de Noruega es el hijo del gran Olaf V y Märtha de Suecia. Harald tomó el poder en el año 1991 y, hasta la fecha, ha demostrado que está muy comprometido con su pueblo, pues ya tiene más de 80 años y no planea abdicar al trono.

Su increíble historia de amor.

Muchos creen que los príncipes y reyes pueden cumplir todos sus caprichos, pero la hermosa historia del rey Harald demuestra que pertenecer a la familia real no es nada sencillo.

El encuentro con la princesa Sofía.

En la década de 1950, Pablo y Federica de Grecia hicieron una visita oficial al reino de Olaf V. Durante este viaje, la princesa Sofía y Harald se conocieron por primera vez. De inmediato corrieron los rumores de que los dos jóvenes habían iniciado una relación.

Sofía y Harald salieron un par de veces, pero cupido nunca los flechó. Al parecer, Federica de Grecia sí estaba interesada en que los dos jóvenes se casaran, pero el matrimonio no se consolidó.

Según rumores, Pablo de Grecia y su esposo le ofrecieron un dote a Olaf V para que su hija se casara con Harald, pero al rey escandinavo no le agradó la cantidad. Lo único seguro es que Harald ya le había aclarado a Sofía que él no se casaría con ella.

El verdadero amor de Harald, Sonia Haraldsen.

Y mientras su padre rechazaba el dote de los reyes de Grecia, Harald se enamoró perdidamente de una plebeya, Sonia Haraldsen, una joven que trabajaba en una fábrica de confección. El romance inició en 1959 y estuvo en secreto durante mucho tiempo.

Cuando Olaf V se enteró del noviazgo, le pidió a su hijo que terminara con la plebeya, pero Harald amenazó con renunciar a su derecho al trono. Después de 9 años, Olaf finalmente accedió a que su hijo se casara con Sonia y la boda se llevó a cabo el 29 de agosto de 1968.

Ya han pasado muchos años desde la tan esperada boda; sin embargo, Sonia y Harald siguen tan enamorados como el primer día de su noviazgo.

Pocos miembros de las familias reales tienen la oportunidad de casarse con la persona que aman. Harald despreció a la princesa Sofía y a cambio obtuvo un matrimonio de ensueño. ¿Qué te parece esta tierna historia de amor? ¿Verdad que parece un cuento de hadas?