NOTICIAS

Una investigadora canadiense descubrió que los árboles también tienen su propio "Internet"

July 24, 2018 17:07

Toda la vida hemos creído que las plantas y árboles son criaturas solitarias que no tienen ningún sistema o forma de comunicación. Después de todo, crecen, se reproducen y mueren donde sea que estén plantadas y, más allá de la fotosíntesis, no podemos decir con seguridad que hacen algo más.

Chanson Pantip / Shutterstock

Sin embargo, la ecóloga forestal originaria de Canadá, Suzanne Simard, parece haber descubierto lo contrario. De acuerdo con sus descubrimientos, los árboles se comunican e incluso intercambian recursos justo debajo de nuestros pies, gracias a una red oculta de hongos que viene a funcionar como el "Internet" del reino vegetal.

Al parecer, los árboles emplean esta red de hongos que crecen tanto dentro como alrededor de sus raíces no solo para hablar e intercambiar recursos, sino hasta para batallar entre ellos. Esta conexión entre este tipo de plantas y los hongos ya se conocía, pero Simard descubrió que era mucho más profunda de lo que creían.

Ryan Tanguilan / Shutterstock.com

Cuando se conectan a la red, los hongos le suministran nutrientes a los árboles y a cambio reciben azúcares para su desarrollo. De esta forma, justo debajo de nuestros pies se crea una red subterránea que estas plantas emplean para ayudarse entre ellas a crecer y prosperar.

Quizá te interese: Este árbol tiene más de 1,400 años y cada vez que caen sus hojas es un espectáculo maravilloso

Los usos que le dan los reyes del reino vegetal a esta cadena de comunicación son tan variados como el internet mismo, y podría afirmarse que hasta más impresionantes. Por ejemplo, los llamados “árboles madre” —los árboles más viejos— le envían azúcares a sus retoños para ayudarlos a sobrevivir.

OhEngine / Shutterstock

Además, aquellas plantas que están enfermas o moribundas pueden volcar el resto de sus nutrientes en la red para ayudar a sus plantas vecinas. Igualmente, si son atacados o invadidos por parásitos, los árboles pueden emplear esta red para avisarles a sus vecinos —gracias a una serie de señales químicas— que activen sus defensas.

Vitalinka / Shutterstock.com

A pesar de estos gestos desinteresados, la red de hongos también puede ser usada en su contra y ser “hackeada”. Así, ciertas clases de orquídeas pueden insertarse en el sistema y usarlo para robar los recursos intercambiados y algunas especies de árboles, como el nogal, emplean la red para esparcir químicos tóxicos que perjudiquen a sus rivales.

Este nuevo descubrimiento solo pone en evidencia que, sin importar qué tan lejos creamos que hayamos llegado como raza, la madre naturaleza probablemente ya nos haya superado con creces. Increíble, ¿no?

Fuente: TED, BBC

Quizá te interese: Te presento al árbol más colorido del mundo: un verdadero espectáculo visual para tu deleite