¿Tus hijos se estresan a la hora de la comida? Estos 5 trucos te ayudarán a eliminar el problema

Trucos

March 15, 2019 17:07 By Fabiosa

La hora de la comida no tiene por qué estar llena de berrinches y lágrimas que terminan amargando el sabor de los alimentos. Sentarse a comer en familia puede ser, aunque no lo creas, completamente divertido.

Recuerda que la alimentación es el trabajo de crianza más fundamental: es cómo cultivamos a nuestros hijos de un puñado de células a ser personas sanas. Sin alimentos, los niños no pueden prosperar, es el acto más básico de amor y crianza de los padres.

Ahora, con juegos y trucos innovadores, estos cinco tips van a darle un giro de 360 grados a la dinámica de la comida sin dejar la nutrición de lado. ¡Comenzamos!

Quizá te interese: Deja de perseguirlos… ¡Mejor te damos 5 consejos infalibles para controlar niños hiperactivos!

1.- Espera al último momento para llamarlos a la mesa.

Recuerda que la paciencia de los niños pequeños es muy límitada, si los llamas a comer cuando los alimentos aun no están listos y los tienes esperando sentados, te advierto, terribles desastres estarán por suceder. Mejor llámalos cuando todo esté servido y utiliza esos veinte minutos de tranquilidad sabiamente, antes de que exploten y alimentarlos sea muy complicado.

2.- Intenta con comida artística.

Si tus pequeños se desesperan porque los alimentos son aburridos, explota tu creatividad y diversifica la forma en que los presentas, esto incluso puede lograr que la comida más básica parezca nueva y emocionante para los chiquillos. Usa cortadores en forma de estrellas, flores y demás figuras, o intenta escribiendo los nombres de tus hijos en catsup y otras salsas.

3.- Mezcla lo bueno con lo que no les gusta.

Una vez que dominas qué alimentos le gustan a tus peques y cuáles no, tienes que ser ágil. Mezcla lo que están rechazando con algo que aman de forma que el sabor de lo que les disgusta pase desapercibido. Para muchos niños, lo rico está en alimentos como el arroz, frutas y algunas verduras.

Quizá te interese: ¿Cómo responder a las preguntas más difíciles de los niños? ¡No entres en pánico y sal victorioso!

4.- Implementa juegos divertidos.

Saca los platos elegantes y las servilletas de tela, ¡es hora de jugar al restaurante de cinco estrellas! No olvides imprimir un menú con los platos fuertes y guarniciones, de modo que tus hijos puedan ordenarle al chef de la casa cómo desean acompañar sus alimentos. Incluye un buen postre para cerrar con broche de oro una comida diferente.

5.- Finge que te encanta.

Sabemos que el sabor y la nutrición no siempre van de la mano y a veces tenemos que obligar a comer a nuestros peques cosas que ni siquiera a nosotros nos gustan, pero para que esto funcione tenemos que actuar como si nos encantaran más que a ellos. De este modo, pretender disfrutar de los que el niño come, lo hace todo mucho más fácil. 

Entendemos que alimentar a los más pequeños de la casa siempre es un gran reto pero con paciencia y constancia poco a poco eliminaremos esos hábitos melindrosos que hacen de la hora de la comida un martirio para todos.

Quizá te interese: ¿Tus hijos están enojados? Primero respira… y aprende a reaccionar de la mejor manera

El material en este artículo solamente tiene fines informativos y no reemplaza el asesoramiento de un especialista cetificado.