15 Artículos personales infestados de bacterias que por nada del mundo deberías compartir

Estilo de vida y tendencias

April 24, 2018 23:06 By Fabiosa

Compartir nuestras cosas puede ser un gesto de amabilidad y gentileza; sin embargo, existen ciertos artículos personales que definitivamente no valen el agradecimiento compartirlos, pues sólo traerán más perjuicios que beneficios a tu salud. 

El sitio web BuzzFeed Life le preguntó a la Dra. Whitney Bowe, dermatóloga certificada por la junta en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, y el Dr. Philip Tierno, profesor de microbiología y patología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, qué elementos definitivamente no deberías compartir, ni siquiera con tus amigos más cercanos.

Muchos de ellos te sorprenderán, pues solemos compartirlos frecuentemente. 

1. Rastrillos.

 

Cuando te afeitas, el rastrillo recolecta células muertas de la piel mezcladas con bacterias, por lo que cuanta más gente lo use, mayor riesgo de sufrir una infección. Algunas personas pueden portar bacterias dañinas en su piel sin enfermarse, por lo que es imposible saber si un rastrillo está contaminado. Debido a los cortes y abrasiones que puedes suceder durante un rasurado, de esta manera también se pueden transmitir enfermedades transmitidas por la sangre como la hepatitis y el VIH.

2. Jabón de barra.

sumire8 / Shutterstock.com

A pesar de que se supone que con ellos te lavas las manos, están cubiertos de bacterias. Después de casa uso, la barra se cubre de organismos de la piel; desde gérmenes inofensivos hasta patógenos más letales. Es aún peor si el recipiente en el que se encuentra el jabón está húmedo, pues esto facilita el crecimiento de bacterias, hongos y virus. 

3. Corta uñas.

Incluso si parece que la persona con la que lo compartes tiene las uñas limpias y sanas, el corta uñas también representa un riesgo porque se usan donde las verrugas y los hongos se esconden en los dedos de las manos, los pies y las plantas de los pies. Compartirlos podría llevar provocar el surgimiento de hongos en las uñas o incluso tipos de VPH que causan problemas plantares.

4. Toallas.

Las toallas son un caldo de cultivo para los gérmenes, especialmente cuando están colgando en un baño húmedo. De esta manera, las toallas contaminadas pueden transmitir infecciones fúngicas en la piel, bacterias que causan acné e, incluso, infecciones en los ojos. 

5. Pinzas para depilar.

BLACKDAY / Shutterstock.com

 

El verdadero problema ocurre cuando las pinzas están sucias y encima tratas de sacar un pelo encarnado y pinchas la piel, pues pueden convertirse rápidamente en herramientas para transferir enfermedades transmitidas por la sangre.

6. Antitranspirante y desodorante.

Compartir cosas que han estado en la axila de otra persona es asqueroso, pero las barras contaminadas en realidad pueden causar infecciones si los gérmenes entran en contacto con las leves heridas que deja el rasurado o con los pelos encarnados. 

Algunos desodorantes eliminan las bacterias que causan olores, por lo que los ingredientes antibacterianos brindan una protección adicional. Pero muchos desodorantes, especialmente los orgánicos, simplemente enmascaran el olor con fragancia, por lo que es fácil que los gérmenes de las axilas crezcan en la barra.

Quizá te interese: Estas fotos de las bacterias presentes en una mano te harán querer lavártelas de inmediato

7. Esponjas.

Tomas Florian / Shutterstock.com

Debido a que difícilmente se secan entre usos, es muy fácil para los hongos y los virus de las células muertas de la piel crecer, multiplicarse y vivir en los tejidos de las fibras. Una esponja contaminada puede causar infecciones como acné, hongos en las uñas e, incluso, tiña.

8. Cualquier producto que esté en un tarro.

Annashou / Shutterstock.com

Cada vez que alguien sumerge los dedos en un producto, los nuevos gérmenes contaminan todo el tarro para que se extiendan a la piel o la cara de quien lo usa después. Esto puede propagar bacterias como estreptococos o estafilococos y puede causar foliculitis (inflamación del folículo piloso) y acné.

9. Bálsamo labial.

Las bacterias pueden transferirse a través de las membranas de tu boca al torrente sanguíneo, así de sencillo. Los labios tienen una extensa red de vasos sanguíneos justo debajo de la superficie y estos absorben todo lo que te aplicas en la boca, incluidos los gérmenes.

10. Cepillos de dientes.

Africa Studio / Shutterstock.com

Pareciera obvio, pero hay quien pudiera pensar que basta con lavar el cepillo después de usarse para que esté completamente limpio, lo cual no es así.  Tus propios gérmenes de la boca no te enfermarán, pero si esa bacteria en el cepillo de dientes proviene de la boca de otra persona, puede transmitir nuevos patógenos que causan gripe, estreptococos, norovirus y más.

11. Aretes.

Es posible transmitir infecciones a través de la sangre de esta manera. Por lo que es mejor evitar prestarlos o al menos desinféctalos con alcohol antes y después de compartirlos.

12. Piedras pómez.

Africa Studio / Shutterstock.com

Las piedras pómez están literalmente llenas de piel muerta, por lo que probablemente no quieras compartirlas. Pero las piedras también pueden transmitir hongos o incluso algunas cepas del VPH que causan verrugas plantares.

13. Pasta de dientes.

Africa Studio / Shutterstock.com

Hay cierto grado de riesgo al compartir pasta de dientes, especialmente si empujas el extremo del tubo dentro de las cerdas del cepillo. El tubo puede albergar bacterias donde tocó el cepillo de dientes que se transmiten con cada uso. Si vas a compartir, simplemente evita tocar el extremo del tubo con tu cepillo o límpialo en cada oportunidad que puedas.

14. Sandalias.

stockfour / Shutterstock.com

Las chanclas son en realidad un artículo muy personal porque es fácil para los hongos y bacterias del pie de una persona vivir en la sandalia, especialmente si a menudo están mojadas. De esta manera se puede transmitir pie de atleta, verrugas e incluso un virus llamado molusco, que produce puntos blancos acnéicos en la piel.

15. Audífonos.

 

Estudios demuestran que los audífonos generan muchas bacterias en los oídos y éstas aumentan si los usas mientras hace ejercicio, porque el calor y la humedad añadidos facilitan la acumulación de bacterias. Cuando compartes audífonos, las bacterias como el estafilococo y el estreptococo pueden permanecer en la cerilla y causar infecciones, forúnculos o pústulas.

Explícale a la persona que te pida prestado algunos de estos artículos lo peligroso que puede ser para la salud, y si esto no funciona, por cualquier otro pretexto, pero por favor, ¡no lo hagas!

Fuente: BuzzFeed

Quizá te interese: Según los expertos, el mayor cultivo de bacterias que existe en tu hogar… ¡está en tu cocina!