12 Peligrosos comportamientos que dañan las articulaciones: Desde el cuello hasta los pies

Estilo de vida y salud

July 21, 2018 01:04 By Fabiosa

Las articulaciones son una parte importante del cuerpo humano, pues son fundamentales para que podamos realizar cualquier tipo de movimiento y para darnos soporte mecánico. Están compuestas por una serie de partes como los huesos, los músculos, los cartílagos, el líquido sinovial y los ligamentos. Según los especialistas, tenemos alrededor de 350 articulaciones en total.

Lightspring / Shutterstock.com

A pesar de su gran importancia, muchas personas no se enfocan en cuidar el adecuado funcionamiento de estas partes del cuerpo. Muchas veces el estilo de vida, los hábitos y hasta el desconocimiento nos hacen realizar acciones y actividades que pueden perjudicarlas mucho.

Por lo anterior, hoy queremos compartirte una serie de comportamientos que pueden traer grandes perjuicios a algunas de las más importantes articulaciones de nuestro cuerpo. Si prestas mucha atención, podrás vivir una vida más sana.

1.  Mantenerte durante mucho tiempo en la misma posición.

Cuando pasas mucho tiempo en una misma posición, ya sea en la computadora, parado, o hasta acostado, lo mejor que puedes hacer es romper la inercia, y cambiar de posición, al menos por unos instantes. Mantener la misma posición por tiempo de más, puede provocar tensión en las articulaciones y, a la larga, esto nos afectará. Así que, cada 15 o 20 minutos, trata de tomarte un tiempo para cambiar de posición, caminar, estirarte, o simplemente hacer otra cosa diferente.

2. Escribir durante mucho tiempo en el teléfono.

Repetir una misma actividad durante mucho tiempo, nunca es bueno. En el caso del uso del teléfono celular y los mensajes de texto, suelen sufrir mucho los hombros y las articulaciones de los dedos. Lo mejor es que, si vas a comunicarte durante mucho tiempo con una persona, lo hagas por vía de las llamadas. En otro caso, también podrías tomar recesos cada 5 minutos como máximo. Así no dañarás tus articulaciones.

3. Sobrepeso u obesidad.

El sobrepeso no es bueno en ningún sentido y, sobre todo, cuando de salud hablamos. En el caso de las articulaciones puede ser bastante dañino. Según algunos especialistas, por cada medio kilogramo que aumentamos, el estrés que supone para nuestras rodillas es de casi 2 kilogramos más. Además de que nuestra espalda, las caderas y los pies también se ven afectados. El cartílago que separa un hueso de otro en la articulación está sometido a más compresión, por lo que puede desgastarse de más y provocar serias complicaciones que pueden llegar a requerir cirugías.

4. Cargar pesos excesivos.

Aunque para muchos los ejercicios de peso son un triunfo, lo cierto es que cargar bolsos o mochilas muy pesadas puede ser muy dañino para la salud de nuestras articulaciones. Cuando cargamos de más, nuestros músculos y articulaciones de cuello y hombros se tensan demasiado. Algunos especialistas recomiendan que no debemos cargar más del 5% de nuestro propio peso.

Yuri Shevtsov / Shutterstock.com

5. Excederse con la ejercitación.

Todos los excesos son malos, ya sea poco o mucho. Exagerar con la cantidad de ejercicio o con los pesos que cargamos puede ser muy perjudicial para las articulaciones. Lo mejor es siempre contar con un entrenador, que lleve un plan para nuestro entrenamiento. Algunos especialistas afirman que sentir dolor agudo o por demasiado tiempo, luego de haber entrenado, es un síntoma de que te estás excediendo.

Quizá te interese: Tres sencillos ejercicios para fortalecer las articulaciones. Especiales para el dolor de rodillas

6. No realizar ejercicios de fuerza.

Los ejercicios que incluyen hierros pueden ser muy beneficiosos para las articulaciones, siempre que sepamos medir los pesos que podemos o debemos cargar. Este tipo de entrenamiento fortalece los músculos, creando una protección alrededor de las articulaciones que es muy positiva. Por tanto, si no realizas ejercicios, al menos dos veces a la semana, tienes más probabilidades de lesionarte una articulación en otras actividades.

odua / Depositphotos.com

7. Dormir boca abajo.

Esta costumbre también puede ser un tanto peligrosa para las articulaciones, sobre todo las de la columna vertebral en la zona cervical. Lo que ocurre es que se crea una compresión en el cuello, que está inclinado hacia atrás, haciendo presión sobre los músculos y las articulaciones. La mejor posición para dormir es boca arriba.

Antonio Guillem/Shutterstock.com

8. No estirarte habitualmente.

Aunque para muchos es un chiste o un comportamiento bobo, el estiramiento puede ser más útil de lo que se piensa. Cuando lo hacemos habitualmente, nuestras articulaciones se vuelven más flexibles, y los músculos y tendones se estiran. De este modo, nuestras articulaciones podrán moverse con más ligereza y los músculos externos las protegerán mejor.

Dean Drobot / Shutterstock.com

9. Traquear los nudillos.

Aunque para muchas personas traquear sus dedos llega a convertirse en un vicio, esta costumbre puede ser muy dañina para estas pequeñas articulaciones. Si bien está comprobado que el hábito no provoca artritis, como muchas personas pensaban, lo cierto es que la repetición de este comportamiento puede causar inflamación y el debilitamiento de nuestra capacidad de agarre.

10. No consumir suficiente calcio y vitamina D.

Nuestro organismo necesita de los minerales y las vitaminas para funcionar adecuadamente. En ocasiones no tenemos en cuenta que algunos de estos nutrientes solo los obtenemos a partir de ciertos alimentos y si no los consumimos nos estamos privando de sus beneficios. Un ejemplo es la leche, que es la principal fuente de calcio en nuestro cuerpo. Si eres intolerante a la lactosa o llevas una dieta baja en grasas, puedes optar por la variante deslactosada o alguna baja en grasa.

BigBigbb1 / Shutterstock.com

En el caso de la vitamina D, se ha relacionado en varias investigaciones los niveles de este nutriente con la fortaleza muscular. A menor cantidad, menor fuerza muscular tiene una persona. Puedes consumirla de los alimentos naturales o también en algunos suplementos.

11. Usar tacones altos.

Los tacones altos lucen increíbles, pero verdaderamente pueden causarnos más perjuicios que beneficios. Sobre todo en nuestras rodillas, pues a mayor altura, mayor fuerza de torsión se aplica sobre ellas. No se trata de no usar tacones, sino de hacerlo prudencialmente, no ponérnoslo todo el día, y guardarlos solo para ocasiones especiales.

12. Ignorar el dolor.

Cualquier dolor puede ser una señal de alarma de nuestro organismo. A veces, no prestamos la atención debida a los dolores en las articulaciones, presumimos que se trató de un mal gesto o postura. Recuerda que una visita temprana al médico puede ser la única vía de evitar un gran problema. Por eso, si sientes inflamación, se incrementa tu sensibilidad o tienes rigidez en una articulación, no dudes en consultar a un profesional.

Como puedes ver, casi todos estos comportamientos forman parte de nuestras vidas cotidianas. Pero ahora sabemos cómo actuar para garantizar una mejor salud de nuestras articulaciones. Recuerda que ya estás alertada, ¡más vale prevenir que tener que lamentar!

Fuente: WebMD, WebMD1

Quizá te interese: Los ejercicios que se pueden practicar para aliviar el dolor y la rigidez causados por la artritis


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.