Como si la menopausia fuera poca cosa, viene acompañada de los terribles bochornos o sofocos

Estilo de vida y tendencias

September 25, 2018 18:44 By Fabiosa

Los bochornos o sofocos son el síntoma más común de la menopausia y la perimenopausia. Más de dos tercios de las mujeres que se aproximan a esa etapa tienen bochornos. También afectan a las mujeres que comienzan la menopausia después de la quimioterapia o la cirugía para extirpar sus ovarios.

¿Qué es un bochorno?

Es una sensación repentina de calor y, a veces, un rostro enrojecido y sudoración.

YAKOBCHUK VIACHESLAV / Shutterstock.com

Los bochornos comienzan cuando los vasos sanguíneos que se encuentran cerca de la superficie de la piel se ensanchan para enfriarse, lo que le provoca un sudor. Algunas mujeres tienen un ritmo cardíaco rápido o escalofríos también.

Cuando ocurren mientras duermes, se llaman sudores nocturnos. Pueden despertarte y hacer que sea difícil descansar lo suficiente.

Causas.

Increíblemente, la causa específica de los bochornos sigue siendo un misterio.

Chinnapong / Shutterstock.com

Sabemos que el estrógeno interactúa con el cerebro y su sistema nervioso central, que controla la temperatura del cuerpo. Se cree que cuando los niveles hormonales comienzan a fluctuar, como lo hacen durante la menopausia, o incluso cuando estás estresada o ansiosa, hace que el termostato de nuestro organismo se vuelva loco. El cerebro cree que está demasiado caliente, por lo que abre los vasos sanguíneos en el pecho, cuello y cara; también aumenta el ritmo cardíaco y la presión arterial para hacer que la sangre salga a la superficie y refresque.

Aunque de repente estés sudando como un corredor olímpico, no hay evidencia de que los bochornos dañen tu salud. La temperatura de tu piel puede aumentar unos pocos grados, pero la temperatura del cuerpo generalmente no cambia mucho.

Quizá te interese: Menopausia temprana: 7 factores que pueden adelantar esta etapa en la vida de la mujer

Prevención.

Es posible que puedas reducir la frecuencia de los bochornos si descubres los factores desencadenantes y los evitas. Aunque esto no evitará los bochornos por completo, puedes notar que experimentas los síntomas con menos frecuencia.

No se garantiza ningún tratamiento para prevenir los bochornos, pero existen opciones que pueden ayudarte a controlar los síntomas. El objetivo del tratamiento generalmente es disminuir la gravedad y la frecuencia de los sofocos.

Hablar con tu médico puede ayudarte a decidir el mejor enfoque para ayudar a prevenir los bochornos, como alguno de los siguientes:

Métodos de alivio rápido.

Algunas mujeres son capaces de controlar sus sofocos con algunas herramientas o técnicas simples. Aquí hay algunas formas simples:

  • Vestirse en capas, incluso en los días más fríos, para que puedas ajustar tu ropa a cómo te sientas.
  • Bebiendo agua helada al comienzo de un bochorno.
  • Usando pijama de algodón y ropa de cama de algodón.
  • Tener una compresa fría en tu mesita de noche.

Hierbas y aceites esenciales.

Si bien los estudios médicos no han respaldado su efectividad para reducir los bochornos, algunas mujeres encuentran que ciertos productos herbales son útiles. Éstas incluyen:

  • Cohosh negro. No tomes esto si tienes un trastorno hepático.
  • Trébol rojo. Esta hierba podría aumentar las posibilidades de sangrado.
  • Dong quai. Esta hierba interactúa con el anticoagulante warfarina.
  • Aceite de onagra. Este aceite esencial puede afectar los anticoagulantes y algunos medicamentos psiquiátricos.
  • Soya. Este suplemento puede causar dolores estomacales leves, estreñimiento y diarrea. Es posible que las mujeres con antecedentes de cáncer relacionado con estrógenos en su familia no deseen tomar soya.

IMPORTANTE: Consulta con tu médico antes de tomar cualquiera de estos productos. Las hierbas pueden interferir con los medicamentos y agravar los trastornos, más allá de lo que se detalla aquí.

Terapia de reemplazo hormonal.

La popularidad de la terapia de reemplazo hormonal ha aumentado y disminuido a lo largo de los años. El tratamiento con hormonas sintéticas puede ser una opción para algunas mujeres cuyos sofocos son debilitantes y afectan en gran medida la calidad de su vida.

Los suplementos de estrógeno nivelan la cantidad de estrógeno en el sistema, reduciendo la incidencia y severidad de los bochornos y sudores nocturnos. El estrógeno generalmente se toma con progestina para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de endometrio. Se puede tomar con pastillas, a través de una crema o gel vaginal o un parche.

IMPORTANTE: Muchas mujeres no podrán tomar hormonas u hormonas bioidénticas debido a su historial médico.

Tratamientos no hormonales.

puhhha / Shutterstock.com

Se han encontrado otros medicamentos para ayudar a las mujeres cuyos bochornos y sudores nocturnos son difíciles de controlar. Si bien no se desarrollaron directamente para este propósito, algunas mujeres las encuentran efectivas. 

La gabapentina y la pregabalina, generalmente administradas para el dolor o las convulsiones mediadas por los nervios, ofrecen alivio para algunas mujeres. Los antidepresivos venlafaxina (Effexor), fluoxetina (Prozac) y paroxetina (Paxil) también han demostrado ser efectivos para el tratamiento de los bochornos.

IMPORTANTE: Antes de consumir cualquiera, debes consultar a tu médico.

Terapias alternativas.

wavebreakmedia / Shutterstock.com

La acupuntura puede ser útil, sin los efectos secundarios de la medicación. Un estudio publicado en 2011 encontró que las mujeres que usaban la acupuntura tenían significativamente menos síntomas de la menopausia.

La meditación también puede ser muy exitosa para ayudar a controlar los niveles de estrés. El estrés es un disparador de calor común para muchas mujeres. Tomar capacitación en el manejo del estrés puede generar muchos otros beneficios en tu salud y calidad de vida.

Cambios en el estilo de vida.

El estilo de vida puede tener tanto impacto en tu cuerpo como cualquier medicamento o suplemento que tomes. Vivir un estilo de vida saludable puede reducir la incidencia y la gravedad de los sofocos y ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y osteoporosis. Ten en cuenta las siguientes formas en que puedes mejorar tu salud:

  • Una dieta bien balanceada.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Dejar de fumar.

Así como no hay dos mujeres iguales, tampoco las formas en que nuestros cuerpos reaccionarán ante el tratamiento de los bochornos. Si un método no parece funcionar para ti, otro podría. Habla con tu médico si ninguna de los remedios o técnicas está ayudando.

Toma en cuenta esta información para tu próxima visita al médico, estamos seguros que ambos encontrarán una solución que se ajuste a tus necesidades para que puedas decirle ¡Adiós! a los terribles bochornos.

Fuente: Good House Keeping, Web MD, Health Line

Quizá te interese: Menopausia masculina: es real y puede sucederle a cualquier hombre


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.