Las emotivas palabras de unos médicos mexicanos por un niño de 12 años que donó sus órganos (Video)

Inspiración

July 27, 2018 22:27 By Fabiosa

En un Hospital General Regional de Querétaro, México, ocurrió un hecho del que vale la pena aprender y mucho. Un joven, de apenas 12 años de edad, sufrió de muerte cerebral, pero desde su "lecho de vida", como le llamaron a la cama en la que falleció, este niño le salvó la vida a otros cinco inocentes pequeños con muchas ganas de vivir.

Oksana Kuzmina / Shutterstock.com

La familia del joven, del cuál no se conoce el nombre, donó sus dos riñones, dos córneas y el hígado. Con estos vitales órganos, podrán salvarle la vida a cinco niños. Desde Queretaro, los órganos fueron llevados a Ciudad de México, en donde hay miles de personas en listas de esperas para recibir órganos.

Photographee.eu / Shutterstock.com

Quizá te interese: Este mexicano viajó a Rusia para vivir el fútbol, pero nunca imaginó que encontraría al amor de su vida

Pero el conmovedor asunto no quedó allí. Los doctores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quienes estuvieron a cargo de la cirugía, le dedicaron unas solemnes y hermosas palabras de respeto antes de comenzar el procedimiento:

El día vendrá cuando mi cuerpo descanse sobre una sábana meticulosamente arreglada entre las cuatro esquinas de un colchón localizado en un hospital muy ocupado entre el vivir y el morir.

En cierto momento un doctor determinará que mi cerebro ha dejado de funcionar y entonces todos los intentos y propósitos serán en vano, pues mi vida habrá terminado.

Cuando esto ocurra, no intenten colocar vida artificial en mi cuerpo con el uso de máquinas y no llamen a esto mi lecho de muerte. Llámenlo mejor mi lecho de vida y permitan que mi cuerpo ayude a otros en su intento por continuar viviendo.

Den mis ojos al hombre que nunca ha visto un amanecer, la cara de un niño o la mirada de una mujer enamorada.

Den mi corazón a la persona a la que su propio corazón solo le causa días dolorosos sin final.

Den mi sangre a un joven que ha sufrido un accidente en su coche, para permitirle ver a sus nietos jugar.

Den mis riñones a aquellos que dependen de una máquina para existir semana a semana.

Tomen mis huesos, mis músculos, cada nervio de mi cuerpo y encuentren la manera de hacer caminar a un niño impedido.

Exploren cada rincón de mi cerebro, tomen sus células si es necesario y déjenlas crecer de tal suerte que algún día un niño mudo pueda gritar al golpe de un bat o una niña sorda escuche el sonido de la lluvia en su ventana.

Quemen lo que queda de mí, y esparzan las cenizas al viento para ayudar a las flores a crecer.

Si tienen que enterrar algo, que sean mis faltas, mis debilidades y todos mis prejuicios en contra de mi hermano el hombre.

Y si por casualidad quieren recordarme, háganlo con una acción agradable o una palabra de aliento para alguien que lo necesita.

MIA Studio / Shutterstock.com

Aunque no muchos lo sepan, la legislación en lo relacionado a la donación de órganos está muy avanzada en México, pues se aprobó una ley en la que todo ciudadano mexicano es donador, a menos de que exprese su voluntad de no serlo. Así que, esperamos que más historias inspiradoras como esta, llenas de vida y esperanza, sigan siendo noticia en México y en todos los países del mundo.

Fuente: Sopitas, HuffPost

Quizá te interese: Se puso el vestido de bodas de su madre fallecida para una sesión de fotos: Quería honrar su memoría