Un veterano quiso honrar a sus amigos corriendo una maratón, por eso hizo lo imposible por llegar a la meta

Inspiración

April 17, 2019 12:56 By Fabiosa

El cuerpo humano tiene la capacidad de lograr cosas increíbles cuando se somete a situaciones extremas. La hazañas y proezas más importantes de la historia fueron realizadas por personas que pudieron vencer sus temores y limitaciones físicas en función de lograr su objetivo.

StunningArt / Shutterstock.com

Un veterano de la marina estadounidense que estaba participando de la última edición de la maratón de Boston sintió que su cuerpo se rendía cuando estaba a pocos metros de cruzar la meta, pero sacó fuerzas de donde no las tenía y logró terminar la carrera arrastrándose.

Micah Herndon es oriundo de Tallmadge, Ohio, y prestó servicios al Cuerpo de Marines de los Estados Unidos durante las guerras de Afganistán e Irak. En 2010, la unidad a la que pertenecía Herndon fue atacada con un explosivo de fabricación casera, lo que provocó la muerte de sus tres mejores amigos, Mark Juárez, Matthew Ballard y Rupert Hamer.

Por fortuna, logró sobrevivir a este evento desgarrador y pudo regresar con su familia, aunque las cosas no fueron tan sencillas. Como le sucede a la mayoría de los veteranos de guerra, Herndon sufrió estrés postraumático durante varios años, lo que afectó su calidad de vida negativamente.

PRESSLAB / Shutterstock.com

Herndon encontró en la actividad física una forma de poder sanar sus heridas y recuperarse. Comenzó a correr para conmemorar y honrar a sus amigos caídos en combate. Al principio solo hacía unos 5 kilómetros por día, pero al poco tiempo ya estaba corriendo su primera media maratón.

Durante sus entrenamientos, cuando sentía que su cuerpo estaba por llegar al límite, Herndon comenzaba a recitar los apellidos de sus amigos en voz alta para motivarse. Si bien puede parecer algo extraño, él asegura que son Juárez, Ballard y Hamer quienes lo han empujado a mejorar todos los días.

El día de la carrera en Boston, Herndon estaba decidido a obtener un buen tiempo para poder clasificarse para la maratón de Nueva York y, durante los primeros 30 kilómetros del recorrido, parecía que podía llegar a lograrlo. Su esposa, Sarah, estaba entre el público dándole ánimos y pudo grabar un video suyo mientras corría.

Sin embargo, el agotamiento empezó a hacer mella en el rendimiento de Herndon. Cuando faltaban menos de 100 metros para terminar, se le acalambraron las dos piernas y cayó al piso. Tras negarse a ser asistido por otros corredores y los servicios de emergencia, el veterano hizo lo único que podía hacer. Comenzó a arrastrarse hasta llegar a la meta con tal de honrar una vez más la memoria de sus amigos.

¿Cuánto lo deseas? #MaratonDeBoston

Las imágenes de un Herndon agotado pero determinado a cumplir sus objetivos cueste lo que cuete le dieron la vuelta al mundo. Rápidamente, sus redes sociales se llenaron de comentarios felicitándolo no solo por su sensacional hazaña, sino también por su valentía durante sus años de servicio.

La historia de vida de este veterano de guerra es sin duda conmovedora y llama a la reflexión sobre las consecuencias emocionales y afectivas de los conflictos armados y sobre la capacidad que tienen los seres humanos para sobreponerse a la adversidad. La disciplina, la tenacidad y la lealtad que mostró Herndon son propias de un verdadero héroe.