Gerente de gimnasio se gana aplausos de pie por su gesto noble con un chico con síndrome de Down

Inspiración

March 13, 2019 22:50 By Fabiosa

Cada pequeño de acto de generosidad, por diminuto que parezca, puede generar un cambio en el mundo, o al menos en la vida de alguien.

Aún cuando parecería que reinan, cada vez más, el egoísmo e individualismo, hay personas, con historias simples de vida, que toman la iniciativa y se convierten en el héroe del día de alguien. Tal es el caso de Daniel Cote, de 28 años de edad.

Planeta Fitness

Daniel es el gerente de un gimnasio llamado Planet Fitness en Rhode Island, Estados Unidos. Recientemente, Daniel, mejor conocido como Dan, quiso ayudar a uno de sus clientes más incondicionales, haciéndose su acto viral en redes.

Quizá te interese: Un niño con síndrome de Down se volvió viral en las redes por defender a Jesucristo en un viacrucis

Marcel Jancovic / Shutterstock.com

Se trataba de CJ, un joven de 22 años de edad, con síndrome de down. CJ se mostró, desde su ingreso en el gimnasio, como uno de los clientes más fieles, pero en su última visita descubrió que había olvidado sus zapatillas deportivas en casa.

Dan le propuso a Lisa M. Simpson, la cuidadora del chico, que intentaran probarle alguno de los pares de zapatillas del gimnasio. Él sabía que CJ valoraría mucho poder quedarse ese día para entrenar.  

Lamentablemente, ninguna de las zapatillas que le probaron al joven le sirvió, y Lisa no podría regresar hasta casa de CJ a buscar las zapatillas. Uno de los empleados del gimnasio se acercó a Lisa y le pidió la talla de zapatos del chico.

Para sorpresa de la mujer, Dan le compró un par de zapatillas deportivas nuevas a CJ, en una tienda de Olympia Sports, unos pisos abajo del gimnasio. Especialmente para Lisa, este había sido un día muy difícil. El gesto de Dan la hizo venirse en lágrimas.

Quizá te interese: Chica con Síndrome de Down cumplió su sueño de ser la primera azafata en trabajar en las nubes

Por su parte, él le aseguró que lo hacía con todo gusto, y que le interesaba mucho que CJ pudiese tener su entrenamiento. Ahora CJ está planeando pasar más tiempo con Dan en el gimnasio.  

Daniel Cote ha enfrentado muchos retos en la vida, creció entre distintas familias adoptivas y, aunque de pequeño le costaba aceptar la ayuda de las personas, ha aprendido a ser más amable con los demás.

Como ya se dijo, un pequeño gesto puede cambiar la vida de alguien. Todos tenemos días difíciles, sí, pero nadie imagina que, a través de una acción mínima, se podría estar motivando a alguien a seguir adelante. ¡Sé amable con todos!

Quizá te interese: Ella ayuda a su hermanito con síndrome de Down a aprender a hablar sólo con una guitarra y su canción