INSPIRACIÓN

Esta joven derribó los prejuicios y demostró que el cabello rizado también es digno de una reina de belleza

May 3, 2019 20:51

Es mucho lo que se ha hablado acerca de los paradigmas de belleza que impone la sociedad y sobre cómo estos afectan negativamente tanto a hombres como mujeres. No obstante, existen ciertos grupos que sufren una doble opresión ya que sus rasgos o características son mal vistos por la sociedad occidental y eurocéntrica.

Motortion Films / Shutterstock.com

Las personas afroamericanas no solo están sometidas a los mismos parámetros que el resto de la sociedad, sino que además sufren discriminación por mostrarse al natural. Hombres y mujeres se ven afectados en su vida privada y profesional por los estereotipos sobre su cabello, sus facciones o su forma de hablar.

fizkes / Shutterstock.com

A pesar de estos prejuicios, miles de personas luchan todos los días por ser reconocidos y validados por su belleza natural. Este es el caso de Kaliegh Garris, una joven de 18 años que se coronó por primera vez en dos décadas como Miss Adolescente Estados Unidos luciendo sus rizos sin ningún tipo de tratamiento.

En una entrevista al medio Refinery29, Garris confesó que comenzó a someterse a tratamientos capilares para alisar su cabello desde los 6 años, pero que un día decidió dejar de hacerlo gracias a que una compañera de su escuela le dijo que se vería mejor con su cabello al natural. Al día de hoy, solo utiliza productos para definir sus rulos y evitar que se resequen.

Garris decidió participar del concurso de belleza sin alisarse el cabello ni ponerse extensiones ya que quería enviarle un mensaje a la sociedad para mostrar que la verdadera belleza existe en la diversidad y que no hay que encajar en un molde predeterminado para lucir hermosa. Con esto, Garris pretende que más mujeres se animen a llevar su pelo al natural y así romper con los prejuicios negativos que afectan a las mujeres afroamericanas.

La historia de Garris es digna de admiración ya que pone el foco en las opresiones invisibles que sufren las personas de color. Hace unas semanas, un hombre de 35 años también despertó este debate cuando publicó en su cuenta de Twitter que por primera vez en su vida había encontrado un apósito adhesivo que combinaba con el color de su piel.

Para muchos, esto puede parecer un detalle sin importancia, pero la realidad es que pone en evidencia que todavía queda mucho camino por recorrer en términos de inclusión.