INSPIRACIÓN

Para cumplir el sueño de su hija, esta abuela de 55 años tuvo que bajar 34 kilos y dar a luz a su propio nieto

March 30, 2019 01:27

Una madre es una fuente de apoyo incondicional para sus hijos. Sin importar la situación, permanecen al lado de su familia en todo momento y hacen hasta lo imposible con tal de hacer realidad los sueños de su descendencia. Incluso embarazarse después de los 50.

wavebreakmedia / Shutterstock.com

Cuando Emma Miles tuvo a Tracey, nunca se imaginó que su hija jamás podría tener niños. Tras cumplir 15 años y no tener aún su primer periodo, fueron a hacerle estudios en los que comprobaron que había nacido sin matriz y que por lo tanto, nunca podría concebir.

Desde ese momento, Emma prometió su apoyo y ayuda incondicional para lo que Tracey necesitara en el futuro, aunque la oferta quedó en el aire por años hasta que su hija conoció a Adam, su esposo, y el deseo de convertirse en madre regresó a ella.

 ​​​

Quizá te interese: Esta abuela de 86 años despierta tanta ternura con su inusual búsqueda en Google que la empresa le contestó personalmente

Debido a las políticas para alquilar vientres en Reino Unido, Tracey y Adam no querían acudir a una agencia donde los derechos del bebé quedaran en manos de la madre que llevaría la gestación, por lo que Tracey recordó la oferta de su madre, y decidió pedirle apoyo.

Sin dudarlo, Emma accedió y en ese momento, sin que le preocuparan sus 55 años, comenzó a tomar hormonas y realizó una dieta para tener un peso óptimo, con la que adelgazó 38 kilos para poder llevar a cabo el embarazo sin complicaciones.

Nueve meses después del primer intento de fertilización, Emma dio a luz por cesárea a una hermosa bebé llamada Evie que hizo realidad el sueño de Tracey y Adam de ser padres, mientras que los abuelos de la pequeña, cedieron de inmediato los derechos de paternidad para que la pareja pueda adoptarla legalmente.

Quizá te interese: Los niños jugaban con sus dinosaurios pero cuando llega mamá… ¡¿Qué pasó aquí?!

Tras el nacimiento, Emma declaró que está muy feliz de poder regresar a su empleo, pero que si Tracey y Adam quieren darle a Evie un hermano, no dudará en embarazarse de nuevo por ellos, tal y como le prometió a su hija.

Y este no es el primer caso en el que un familiar actúa como vientre sustituto, pues años atrás, Ashlee Mataele decidió embarazarse del hijo de su hermano David y su pareja Brendan, quienes llevaban años intentando adoptar o conseguir un vientre sustituto sin éxito alguno.

Ashlee dio a luz al pequeño Rylee, quien ha llenado de alegría la unión de David y Brendan desde entonces y nos enseñó junto a Emma, que cuando se ama a alguien de la familia, no hay favor demasiado grande con tal de hacer realidad sus sueños más anhelados.  

Quizá te interese: Después de un embarazo milagroso, ¡ella es mamá, por primera vez, a los 72 años!