50 años después, ella encontró a sus padres biológicos y descubrió que nunca había sido abandonada

Inspiración

April 11, 2019 17:05 By Fabiosa

Kim Gantt llegó a Estados Unidos de la mano de sus padres adoptivos, quienes la rescataron después de haber sido supuestamente abandonada en un orfanato de Corea del Sur.

Al igual que muchos niños adoptados, Kim recibió una segunda oportunidad para tener una familia y recibir el amor que le había sido negado. Sin embargo, el fantasma de sus padres biológicos seguía rondando su mente.

Africa Studio / Shutterstock.com

Quizá te interese: Las Abuelas de Mayo de Argentina encontraron a la nieta 126 perdida y la reunieron con su familia

Finalmente, fue su padre adoptivo quien la alentó a emprender un viaje a su país de origen para ir en la búsqueda de sus padres biológicos y, a pesar de las dudas y los temores, la mujer finalmente decidió ir.

Durante su viaje al país oriental, la mujer se hizo una prueba de ADN en una estación de policía en Seúl, con la intención de que esta sirviera para encontrar a sus progenitores. Sin embargo, no estaba muy segura de que esto pudiera funcionar, según dijo a WTTV:

Lo tomé con mucho escepticismo, ya sabes, han pasado 50 años, probablemente tendré que esperar otros 50 años más.

La sorpresa llegó poco después, cuando recibió un correo electrónico de la policía de Seúl, que le informaba que gracias a las pruebas realizadas había sido posible ubicar a sus padres biológicos y que los dos seguían vivos.

Quizá te interese: La triste historia de Pax, hijo de Brad y Angelina, quien fue abandonado en las puertas de un orfanato

Más tarde, se enteró de que la pareja la había estado buscando desde la década de los 60, cuando desapareció en un mercado local. Fue así como descubrió que sus padres la amaban y que no había sido abandonada por ellos.

Meses después, regresó a Corea para visitarlos y el momento fue muy emocionante para todos, ellos incluso le pidieron perdón por haberla perdido años atrás y juntos celebraron el reencuentro.

Incluso, Kim descubrió una feliz coincidencia: su madre adoptiva ya fallecida, había sido coleccionista de mariposas y el lugar donde ella había nacido, era precisamente un pueblo que se caracteriza por tener una gran cantidad de estos coloridos insectos.

Después de su reencuentro, Kim planea regresar a Corea nuevamente para que sus padres puedan conocer al hombre que la adoptó y a sus tres hijos. Definitivamente, esta conmovedora historia nos recuerda que nunca es tarde para seguir luchando por nuestros sueños ¿no lo crees?

Quizá te interese: Le dijeron que su hija había muerto en el parto. 70 años después, una mujer se apareció en su puerta