PSICOLOGÍA

Una guerrera incansable: esta niña de 10 años lucha contra la progeria para alargar su vida

May 4, 2018 17:34

Taqlima es una niña con una apariencia que, aunque no quiera, la hace resaltar entre los demás chicos, pues sufre de una rara condición llamada progeria. Ésta es su historia.

 

 

Taqlima Jahan Nitu es una pequeña de tan solo 10 años y medio que sufre del síndrome de Hutchinson-Gilford, mejor conocido como progeria, una enfermedad genética poco común. Taqlima nació el 10 de septiembre de 2007 en la localidad de Habiganj, Bangladesh. Es hija de un simple obrero, Kamrul Hasan, y de Josna Hasan, una humilde ama de casa. Con tan solo 10 años ha crecido con su familia y ha compartido su niñez con sus seis hermanos al mismo tiempo que batalla contra los signos y síntomas de la enfermedad.

Cuando tenía alrededor de 3 meses de nacida, Taqlima empezó a cambiar repentinamente, su madre notó que su cuerpo parecía un poco más duro que el de los otros niños de la misma edad y que estaba perdiendo rápidamente el cabello.

 

 

Josna se preocupó mucho por su hija, hasta que un día comenzó a indagar con uno de sus vecinos sobre la apariencia de su pequeña. Su vecina también se preocupó y le aconsejó que consultara a un médico, por lo que decidieron llevar a Taqlima a un médico local, quien les aseguró que era un malestar estomacal y le recetó algunos medicamentos gástricos.

Lamentablemente, el médico le dio un diagnóstico erróneo presumiendo que la causa podría ser la alimentación. En medio de la preocupación, el pelo restante de Taqlima se cayó de la noche a la mañana tras haber consumido los medicamentos recetados por el médico local.

Al verla sin cabello, los padres de Taqlima se empezaron a asustar y decidieron llevarla inmediatamente a un hospital del distrito de Sylhet. Los médicos de ese hospital la remitieron a Dhaka, la capital de Bangladesh, para un mejor tratamiento. Finalmente, los doctores llegaron a una conclusión y le confirmaron a sus padres que ella es una paciente con una rara enfermedad genética.

 

 

La progeria fue el diagnostico que le cambió la vida a Taqlima Jahan Nitu. Se trata de una condición genética poco común que se considera letal y se caracteriza por el envejecimiento prematuro de los niños. Los médicos le advirtieron a sus padres que no existía una cura para esta enfermedad y que además la esperanza de vida generalmente es corta, no sobreviven más de los 13 años.

Tras las declaraciones de los médicos, los padres de Taqlima no podían creer la dura realidad que enfrentaban y solicitaron insistentemente algún medicamento para que su pequeña sanara. Hasta la fecha, la familia Jahan sigue esperanzada al creer que un día su pequeña se curará.

 

Quizá te interese: Hantavirus: La nueva enfermedad parecida a la influenza, pero mucho más peligrosa

 

A pesar de su enfermedad y de los severos dolores que siente, Taqlima es una chica bastante entusiasta, le gusta jugar y pasear. Las muñecas son sus juguetes favoritos. Además, esta admirable luchadora admite que le encanta ir a la escuela y una de sus pasiones es dibujar.

Taqlima ha aceptado la realidad de su condición con positivismo, aunque, desafortunadamente, la sociedad no ha podido aceptarla. Por su aspecto diferente, es una chica señalada pero aún así piensa que es afortunada por tener un día más de vida.

 

 

La pequeña de tan solo 10 años cada día está envejeciendo notoriamente y se está aislando lentamente del entorno, al igual que su familia, pues ningún niño de su edad quiere jugar con ella y suelen asustarse al verla.

Tras haberse dado cuenta de que la sociedad no puede aceptarla, Taqlima decidió no frecuentar lugares comunes, excepto su escuela, porque siempre las personas curiosas la rodean y comienzan con actitud extraña y despectiva hacia ella por su aspecto físico.

A menudo ella le preguntaba a su madre con inocencia y curiosidad: “¿Por qué Alá me envió esta enfermedad?” y “¿Por qué Alá no me cura?”.  Su madre, con un nudo en la garganta, nunca ha podido responderle concretamente esa interrogante.

 

 

Según la declaración de su doctor, la pequeña Taqlima solo vivirá aproximadamente 3 años más, quizá hasta alcanzar la pubertad.

Sus padres han invitado a sus compañeros, a la localidad y al resto del mundo a una gran reflexión. Aunque no se pueda alargar la esperanza de vida de la Taqlima, sí se puede hacer de sus pocos o años de vida una recopilación de momentos muy felices, por lo que la aceptación significaría mucho para ella.

 

 

Como sociedad no deberíamos ni siquiera tener la ética de mirar mal a alguien simplemente porque es diferente por alguna condición médica. Al contrario, es allí donde radican los principios como el respeto, la empatía y la solidaridad.

¡Bendiciones a esta pequeña guerrera! Su coraje es un honorable y estamos seguros de que el mundo tomará a Taqlima como un ejemplo a seguir.

Fuente: Bored Panda, زين التميم / Facebook

Quizá te interese: ¿Manos entumecidas por el frío? Existe una rara enfermedad que podría ser la causa de ese mal