PSICOLOGÍA

Para que los niños le pierdan miedo al hospital, convirtieron sus batas en camisetas de futbolistas famosos

May 15, 2019 19:05

La sabiduría popular dice que la risa es la mejor de las medicinas y tanto los médicos como otros profesionales de la salud están muy al tanto de esto. Es sabido que un buen estado de ánimo es esencial para la pronta recuperación de una enfermedad tanto en adultos como en niños, por lo que los centros de salud suelen adoptar diferentes estrategias para mejorar el humor de los pacientes y así acelerar los tiempos de sanación y acortar las estadías hospitalarias.

ESB Professional / Shutterstock.com

Para ayudar a que los más pequeños se sientan fuertes, la revista española Panenka organizó una iniciativa junto al Hospital Sant Joan de Deú para transformar las camisetas de los astros del fútbol más importantes en batas de internación.

Panenka / YouTube

De esta forma, se quiere lograr que los niños tengan el empuje necesario “para hacerle frente a cualquier rival”. En su cuenta de Twitter, la revista publicó un video muy emotivo e invita a otros centros de salud a sumarse al proyecto

Las estadías en los hospitales suelen tener un efecto fuerte en el ánimo de los niños y sus padres. El miedo a la enfermedad, a lo desconocido y a estar separados de sus familias y amigos suelen generar mucha ansiedad en ellos, lo que no favorece su recuperación. El buen trato y la comprensión de médicos y enfermeras es una pieza fundamental para que se sientan lo más a gusto posible mientras se curan.

Photographee.eu / Shutterstock.com

Otros hospitales también han implementado otras estrategias para ayudar a que los niños ingresen al quirófano de la manera menos traumática posible. En varias partes del mundo, los famosos Payamédicos ayudan a llevar alegría a miles de niños y adultos internados en hospitales.

Otro novedoso ejemplo ocurre en España, donde los pequeños que van a ser operados en el Hospital Bilbao llegan a la sala quirúrgica conduciendo un auto a control remoto. Este simple gesto ayuda a reducir el estrés y mejora el estado de ánimo de los niños antes de someterse a una cirugía.

Por fortuna, cada vez más centros de salud adoptan medidas como estas para contener a los más pequeños y ofrecerles mecanismos para lidiar de mejor manera con las dificultades de tener una enfermedad o de estar internado. Ojalá que más médicos se sumen a estas iniciativas en todo el mundo y que más niños puedan beneficiarse de las propiedades terapéuticas de la risa y la alegría.