INSPIRACIÓN

Su madre lo abandonó, pero esta mujer transgénero se hizo cargo de él y le dio todo el amor que necesitaba

Date May 16, 2019 17:35

Con el paso del tiempo, la sociedad se ha vuelto mucho más tolerante con la diversidad sexual. Gracias al activismo del colectivo LGBTIQ, se han logrado conquistar un sinfín de derechos que ponen en igualdad de condiciones ante la ley a todas las personas sin distinción. No obstante, aún existe un sector conservador que critica duramente el deseo de las disidencias de convertirse en padres.

Estos prejuicios están muy arraigados todavía y no permiten que miles de niños que se encuentran en orfanatos puedan encontrar una familia que les dé los cuidados y el amor que tanto necesitan. Las capacidades de crianza no radican en un género o una preferencia sexual, sino en la habilidad de proveer cariño y contención.

En Argentina, se conoció el caso de una mujer transgénero que se hizo cargo de un niño que fue rechazado por su madre biológica. Silvana nació en Perú, pero se mudó a Buenos Aires en 1991, donde conoció a Néstor. Ambos entablaron una relación que duró varios años. “En ese momento no se hablaba de adopción, por eso no pensábamos en tener hijos”, reveló Silvana al medio La República.

Sin embargo, en 1997, decidieron separarse. Tras la ruptura, Néstor se puso nuevamente en pareja con otra mujer y tuvieron un hijo, pero ella los abandonó cuando el bebé tenía poco más de un año. Tras esta situación, él y Silvana se reencontraron y decidieron darse una nueva oportunidad para formar una familia junto al pequeño Roberto Carlos, bautizado así en honor al cantante favorito del padre.

Hoy, el joven tiene 18 años y comparte un vínculo muy fuerte con Silvana. Si bien nunca la llamó “mamá”, ella siente que es su madre del corazón. “Doy gracias a Dios por haber vuelto con Néstor que me apoyó siempre a pesar del qué dirán y por mi hijo al que le di todo mi amor”, aseguró la mujer. Ella está segura de que ser madre no es solamente dar a luz sino estar presente, dar amor, contención y acompañamiento, que es justamente lo que hizo con Roberto.

La historia de Silvana no es la única que habla del amor más allá de los vínculos de sangre. En la provincia argentina de Tucumán, un bebé fue abandonado en el hospital debido a que tenía problemas de salud. Matías, un enfermero de neonatología, decidió hacerse cargo de la crianza del bebé e inició los trámites de adopción. Si bien el proceso fue lento y engorroso, finalmente le otorgaron la custodia.

Estas historias dejan en evidencia que una familia es más que una simple relación biológica, sino que lo más importante es la capacidad de darle a los más pequeños todo el amor que necesitan para crecer sanos y felices. Tanto Silvana como Matías son verdaderos ejemplos de que el estado civil o la identidad de género no son impedimentos de ningún tipo para convertirse en padres.