PSICOLOGÍA

Dos jóvenes hermanos perdieron 100 kg entre ambos. Dicen haber encontrado 3 reglas de oro

September 19, 2018 18:48

A sus 18 años, Kevin Minnick tuvo un accidente de motocicleta. A medida que se recuperaba, empezó a ganar peso. Cinco años más tarde, había engordado 50 kilos. Para esta misma época, su hermana mayor, Lindsey Minnick, estaba comenzando la universidad y aumentó de peso drásticamente. Esta coincidencia hizo que los dos hermanos se unieran más que nunca, pero en vez de llorar por sus kilos extras, hicieron algo mucho mejor.

No obstante, su proceso de pérdida de peso no fue inmediato, ambos se sentían infelices y ninguno hizo nada en los primeros meses. Kevin, por ejemplo, comía comida rápida todo el tiempo y Lindsey se alimentaba con cualquier cosa que tuviera al frente. De esta manera, los dos hermanos juraban que serían obesos por siempre.

Un buen día, los dos hermanos habían sido invitados a una fiesta en una piscina y fue cuando las cosas cambiaron para ambos al notar que algo no estaba bien con su imagen y salud. Así describió el momento Lindsey:

Recuerdo haber estado en la piscina y haberme sentido muy cohibida; yo era la chica más grande allí. Sólo mido 1,70 y pesaba más de 90 kilos. Cuando regresé a casa, vi a una chica en Instagram que me motivó mucho porque había perdido mucho peso en poco tiempo.

Al siguiente día, Lindsey supo que no debía darle más largas a algo que era inevitable: comenzar a cambiar su estilo de vida y ejercitarse con mucha disciplina para ver cambios en su cuerpo.

 

Quizá te interese: Mismo peso, cuerpos diferentes: 3 aspectos claves para que tu rutina de ejercicio cambie tu imagen

 

Por su parte, Kevin sentía vergüenza de su cuerpo y no quería ir al gimnasio por eso. Sin embargo, su hermana terminó convenciéndolo con el pasar de los días que entrenar juntos era la mejor opción para ambos y fue entonces cuando la vida de este chico cambió para siempre.

¿Cuáles fueron las claves en el éxito de los hermanos?

La transformación de estos muchachos es más que evidente, Kevin perdió 45 kilos y Lindsey 47 kilos. Luego de su gran trabajo, ambos decidieron dejarles 3 consejos a sus seguidores para que se llenen de motivación y no desmayen en el proceso:

1. Busquen un compañero.

Lindsey dijo lo siguiente:

Ni siquiera creo que se pueda expresar lo importante que es tener a alguien que te apoya, que entienda por lo que uno estás pasando cuando te sientes mal", dijo Lindsey. En mi caso personal, ha sido increíble hacerlo con la familia, especialmente cuando vemos los cambios que logramos

2. Ten algo que te ayude a recordar tu proceso.

Lindsey tiene un par de calzoncillos que le quedaban pequeños como recordatorio de lo lejos que ha llegado. Por su parte, Kevin tiene un cinturón que compró justo antes de comenzar a ejercitarse. A medida que perdió peso, tuvo que hacerle más agujeros al cinturón para hacerlo más pequeño.

3. Pásala bien.

De nada sirve que hagas esto si sientes que es una tortura, busca la manera de divertirte al ejercitarse. Hay muchas modalidades de ejercicios. Busca la que mejor se adapte a ti.

En definitiva, el sobrepeso es un mal que sí tiene cura. A diferencia de otras enfermedades, solo es cuestión de motivarse a cambiar y respetar tu rutina de ejercicios y tu nueva dieta, así como lo hicieron los hermanos Minnick. ¿Quizá solo necesitas un compañero?

Fuente: Goodhousekeeping

Quizá te interese: 13 Transformaciones de personas que decidieron bajar de peso y ahora lucen irreconocibles