Teniente tendrá que pasar un tiempo en prisión, solo por pedir permiso para amamantar a su hijo

Familia y niños

April 11, 2019 21:57 By Fabiosa

En las últimas décadas, las mujeres han logrado apropiarse de cada vez más espacios de la sociedad que antes les eran negados. La cultura, la ciencia y algunas profesiones que eran consideradas exclusivas para hombres, cada vez tienen mayor representación femenina.

KieferPix / Shutterstock.com

Una de esas profesiones es la carrera militar, de hecho, en Estados Unidos las mujeres constituyen un 10% de las diferentes ramas del ejército, lo que implica un gran avance considerando que en 1972 no pasaban del 2%.

Quizá te interese: 14 madres posaron al desnudo para mostrar el lado más hermoso de la lactancia

Sin embargo, esto no hace que el día a día en el ejército sea mejor para las mujeres. Así lo demostró Carmen Quinteros, una soldado de Paraguay que tuvo que enfrentarse a la justicia solo por atreverse a pedir tiempo para alimentar a su bebé.

Después de dar a luz, Carmen estuvo con su pequeño durante los 6 meses reglamentarios de licencia. Sin embargo, tal como indica la Organización Mundial de la Salud, ella quería seguir con la lactancia materna, pero había un obstáculo que se lo impedía.

Como parte de sus obligaciones laborales, la joven madre debía cumplir una guardia de 24 horas cada tres días, demasiado tiempo para que cualquier madre lactante permanezca alejada de su bebé. Por eso solicitó a sus superiores la autorización para trabajar solo en horario de oficina, pero ellos se lo negaron.

Quizá te interese: La salud del bebé hace que la leche materna cambie de color y composición durante la lactancia

Por lo tanto, Carmen decidió acudir a la justicia civil, esgrimiendo las leyes que promueven y respaldan la lactancia materna, generando así un combate entre las normas comunes y la justicia militar.

Billion Photos / Shutterstock.com

Cuando el caso se hizo público, generó un debate en el congreso y varias organizaciones se manifestaron para expresar su respaldo hacia la militar, razón por la cual sus superiores intentaron enviarla a la cárcel por injuria y calumnia.

Finalmente, después de meses de lucha legal, la justicia militar se alzó con la victoria y la mujer fue condenada a 45 días de prisión por “faltas a la disciplina y desacato”.

Este terrible hecho demuestra que, aunque parece una práctica muy natural, hoy en día las madres se ven obligadas a seguir luchando para garantizar una lactancia completa para sus bebés. ¿Qué opinas tú?, ¿están primero las responsabilidades laborales o los derechos de los niños?

Quizá te interese: La maternidad sin filtros: una mamá bloguera de Instagram comparte las realidades de su vida cotidiana