Los médicos tardaron años en diagnosticar su enfermedad, pero el niño ya tenía la mejor cura: su primita

Familia y niños

September 26, 2018 18:04 By Fabiosa

Todo padre se hace ilusiones durante el embarazo, si es niño o niña, a quién se parecerá, le gustará lo mismo que a mamá o a papá, será inquieto o tranquilo. Pero lo que más desean es que el bebé nazca sano y sin complicación alguna, y así imaginar la larga y hermosa vida que tendrá al llegar al mundo.

Para Kourtney Knapp, ese deseo estuvo presente en sus cuatro embarazados, pero en el último, todo cambio a pesar de creer que "tendría otro grandioso embarazo normal". Ella lo supo cuando pidieron un nuevo ecograma poco tiempo después del anterior. Tardaría años en conseguir respuestas y una voz esperanzadora de que su hijo iba a estar bien.

Algo no estaba bien en su embarazo.

Esta señal de alarma empeoró cuando un grupo de médicos entraron a su habitación, ellos le tenían la respuesta que ya sabía: algo no estaba bien. El equipo de especialistas le hablaron de diversas posibilidades, desde labio leporino junto a una hendidura de paladar hasta, en el peor de los casos, un agujero en su corazón.

Para Kourtney Knapp fue un terrible golpe en el corazón y sueños como madre, y pasó días llorando hasta que reaccionó y decidió hacerse más exámenes, incluída una amniocentesis (examen en el que se toma una pequeña muestra del líquido amniótico) para descartar cualquier cosa que pudiese tener su bebé y saber cómo actuar ante ello.

Posterior a esto, los remitieron a ella y su pareja a hablar con genetistas, quienes pudieron por ponerle un nombre a lo que sufría su pequeño. Estos médicos determinaron que el hijo de Kourtney Knapp sufría de una inversión de cromosoma 7. A pesar de ser desconocido para esta temrosa madre, las noticias no fueron tan fuertes como las esperaba.

"Era un bebé hermoso".

Los niños con este síndrome por lo general nacen bien, y para Kourtney eso fue la mejor noticia que pudo recibir y así recibió con felicidad a su hijo Kai, que no tenía labio leporina ni defecto físico alguno. No obstante, a pesar del diagnóstico, sabía que había otra cosa que no estaba bien.

Cuando cargó a su bebé lo sintió como un muñeco de trapo por su fragilidad y falta de rigidez, como si no tuviera ni grasa ni músculos. En ese momento supo que los exámenes no habían terminado y, aunque muchos médicos habían revisado a Kai, todavía no sabían qué era lo que estaba mal.

Quizá te interese: Sus gemelas con Síndrome de Down son un caso en un millón, y sus padres no las cambiarían por nada

Así Kourtney Knapp decidió ir por lo seguro y recurrió a los genetistas, sin embargo, lo único que arrojaban los exámenes era la inversión del cromosoma 7, que ya habían diagnosticado anteriormente. Pasaban los meses y Kai seguía con dificultades para aumentar de peso, teniendo que ser hospitalizado varias veces.

Una respuesta y una esperanza.

Después de tantos sustos y exámenes, Kai sólo tenía un síntoma normal en su condición genética, hipotonía, que es la disminución del tono muscular y se debe a fallas a nivel cerebral. Para Kourtney, saber al fin qué era lo que su amado Kai tenía fue muy importante.

A pesar de las pequeñas complicaciones en su desarrollo físico, la familia se encontraba totalmente enamorada de Kai que nunca dejó de sonreír. Pero sus papás querían verlo caminar y hacer las cosas que todos los bebés a su edad ya podían y él no.

La esperanza sería una niña de ojos negros, su prima Cecilee. Ella se convertiría en su mejor amiga y la mejor cómplice, animándolo siempre a seguirle el paso, a pesar que ella era una niña totalmente normal. Los padres notaron como Kai la imitaba, cuando ella gateó, Kai también; igual pasó cuando caminó.

Los padres vieron a Cecilee como la más linda esperanza, inspirando y motivando a Kai a superarse a pesar de sus problemas motores. Esta niña no veía a Kai por sus "defectos" sino su corazón y esto fue mejor que cualquier "cura" que buscaban los preocupados padres.

Al parecer, no hay mejor cura que el amor, así lo vio Kourtney Knapp que se encontraba desesperada por respuestas y soluciones que terminó dándolas una pequeña niña, ya que "Cecilee siempre verá a Kai por ser Kai y no por ser diferente; lo sé al ver ese amor y con esa sonrisa, y con Cecilee a su lado, Kai estará bien".

Fuente: LoveWhatMatters

Quizá te interese: Lo que hace este hombre para inspirar a niños que sufren el mismo síndrome que él es INCREÍBLE