Escribió sus memorias y envolvió 18 regalos porque supo que moriría de cáncer: Todo para su hijo

Familia y niños

October 3, 2018 17:18 By Fabiosa

El cáncer es, probablemente, la enfermedad más inesperada y difícil de predecir que existe. Muchos pacientes han reportado mejorías increíbles con sus tratamientos y muerto al poco tiempo de su repunte. Mientras que otros que ya podían darse por moribundos, encontraron una mejoría casi milagrosa. No obstante, lo que sí se puede dar como un hecho rotundo con el cáncer es que puede afectar a personas de todas las edades. Si no lo crees, conoce la historia de Rachael Bland.

Rachael Bland parecía tenerlo todo, era una célebre presentadora de la BBC, una madre abnegada de 40 años que tenía un esposo de ensueño, un hijo hermoso y un buen salario, en fin, una vida perfecta. Sin embargo, fue diagnosticada con cáncer de mama en 2016. Lamentablemente, Bland descubrió su enfermedad cuando se encontró un bulto en su axila. Resultó que tenía un cáncer de mama triple negativo, un tipo particularmente virulento.

Aunque Bland luchó muy duro contra la enfermedad, tuvo una recaída muy fuerte luego de una aparente remisión, pero no pudo volver a recuperarse. La peor parte de recibir fue la manera en que se enteró, dado que estaba en el jardín de su casa jugando con el pequeño Freddie, su hijo.

 

Quizá te interese: Sobreviviente de cáncer de mamas nunca se imaginó que lograría ser madre, ¡los milagros sí existen!

 

De esta manera, Bland era consciente de que su tiempo en la tierra estaba terminando, pero no quería dejar a Freddie sin más que un recuerdo fugaz de ella. Así que escribió para él unas memorias tituladas "For Freddie" (Para Freddie), en las que relataba todas sus vivencias, gustos e importantes enseñanzas para la vida.

Sin embargo, el gesto más conmovedor que hizo fue envolver una serie de regalos de cumpleaños para que él siempre tuviera algo que recibir de su parte desde los cuatro años hasta que cumpla los 21. ¿Su objetivo? Asegurarse de que el joven recordara que una vez tuvo una madre que lo amaba mucho.

En uno de sus últimos regalos, Bland dejó el siguiente mensaje en una de sus notas:

Espero que el libro, estos regalos y mis notas dejen una huella de mi amor por el resto de tu vida, dijo. Nunca olvides que fuiste lo más grande para mí.

En definitiva, el amor de una madre es infinito, pero la creatividad y dedicación de Bland para con Freddie hicieron que ella fuera capaz de trascender en muchas formas y demostrar que es posible querer, incluso fuera de este mundo.

Fuente: Pop sugar

Quizá te interese: Estuvo a punto de morir de cáncer de mama, pero una terapia innovadora la dejó mejor que nunca