ATUENDOS DE CELEBRIDADES

Sábanas, cortinas y manteles: las modas más vergonzosas que ha seguido Thalía con las décadas

10 de enero de 2020

La moda cambia a velocidades vertiginosas, por lo que solo las celebridades más capaces logran mantenerse al margen de las tendencias; sin embargo, hasta las personalidades con los estilos más impecables como Thalía, han tenido unos cuantos resbalones a lo largo de los años.

Getty Images / Ideal Image

Luego de décadas, la intérprete logró consolidar un estilo arriesgado pero infalible que la hace brillar en cada lugar al que se presenta, pero las cosas no siempre marcharon tan bien para la esposa de Tommy Mottola, pues entre tendencias desfavorecedoras y malas decisiones, ha creado una colección de atuendos desatinados que todavía se recuerdan con pena ajena.

Getty Images / Ideal Image

Se suponía que tenía dinero.

Alguna vez, Thalía quiso unirse a la moda de la ropa deshilada y ajustada, pero solo logró salvarse por su abdomen de acero. Menos mal que no volvió a intentarlo.

Getty Images / Ideal Image

Tiras por aquí, tiras por allá.

La intérprete también intentó llevar chamarras de cuero con flecos durante algún tiempo y aunque el estilo en aquella época a principios de los 2000 estaba en boga, con el paso de los años luce anticuado y contrario a su estilo.

Getty Images / Ideal Image

Más urbana que Maluma.

Thalía tenía que adelantarse al estilo desenfadado que pusieron de moda cantantes de música urbana, por lo que, durante algún tiempo, su vestuario para los conciertos se caracterizó por llevar pantalones holgados, cinturones de estoperoles y camisetas ajustadas en colores llamativos que podrían haber sido la envidia de cualquier reguetonero.

Getty Images / Ideal Image

La lavadora tuvo la culpa.

Seguido de aquellos desastres, la cantante no tuvo pena de salir por la calle con una vestimenta muy similar, pero en colores apagados y con un top que pareciera ser demasiado pequeño para ella, por lo que, con la moda olvidada, podría pensarse que su lavadora tuvo la culpa de destruir sus prendas.

Getty Images / Ideal Image

Caperucita azul.

Para los tercer Latin Grammy, Thalía ya comenzaba a experimentar con los antecedentes del que se volvería su estilo icónico, aunque por fortuna los vestidos con encajes de cortina han quedado en el olvido.

Getty Images / Ideal Image

También probó con manteles.

En los premios Billboard latinos, la esposa de Tommy Mottola quiso verse tan espectacular, que hasta probó con un conjunto de vestido y abrigo largo con una tela tan extraña, que ojalá haya desaparecido del armario en cuanto se lo quitó.

Getty Images / Ideal Image

Y remató con las sábanas.

En alguna faceta como presentadora, la intérprete llevó un atuendo casual de vaqueros con una pashmina a modo de blusa que si bien hoy luce anticuada, en su tiempo era el último grito de la moda, pero no era del todo la mejor opción para una gala de TVE ¿o sí?

Getty Images / Ideal Image

Sus errores la volvieron un ejemplo.

Después de haber probado prendas impensables, modas desatinadas y tendencias desfavorecedoras, Thalía logró discernir lo mejor de cada época para quedarse solo con los aprendizajes y de esa forma, llevar todo a la práctica con su propia línea de ropa, para ahorrarle la tarea de equivocarse sin cesar a otras entusiastas del buen vestir.


Llegar a construir un estilo envidiable costó tiempo, esfuerzo y algunas vergüenzas que quizá la cantante quiera dejar en el olvido, pero no cabe duda de que siempre ha dado su máximo esfuerzo por verse impecable, al grado de que ahora, es ella quien impone las modas en lugar de seguirlas para no volver a posar con un atuendo desfavorecedor jamás.