ESTILO DE VIDA

Bañada en llanto, Mónica Naranjo suplicó perdón de mexicanos a 20 años de llamarlos "indios"

January 10, 2020 20:11

En plena juventud, Mónica Naranjo llegó a los escenarios dispuesta a comerse el mundo como lo habían hecho otros grandes españoles, pues tenía todo para triunfar: una voz asombrosa, una personalidad arrolladora y música que prometía revolucionar con nuevos sonidos, pero por conservar un personaje que la llevaría a la cúspide de la fama en México, terminó ganándose a pulso el repudio del país.

Getty Images / Ideal Image

Los mexicanos son “indios”.

En medio de su apogeo, Mónica accedió a dar una entrevista que cambaría su vida para siempre, ya que cuando se le cuestionó sobre el papel de su música en México, la intérprete hizo referencia a su importancia para conseguir que el pop rebasara a la música norteña, imperante en aquella época, con lo cual, logró desatar la indignación de su público.

En solo cuestión de días, las palabras ya de por sí prepotentes de Naranjo fueron tergiversadas de tal manera que para todos aquellos sin acceso a la entrevista, se difundió la idea de que la española habría insultado a los mexicanos al punto de llamarles “indios” solo por escuchar música que no era la suya, y el escándalo explotó.

En vez de defenderse, cavó hacia abajo.

Su fama se estaba volviendo negativa y la edad no le ayudaba, puesto que a sus 20, Mónica se encontraba encerrada en aquel personaje altanero construido para los escenarios que la convirtió en una fiera con su audiencia, prueba de ello es el recuerdo todavía fresco de ese concierto fatídico en el que mientras le pedían canción tras canción, respondió tajante “si no es karaoke”.

En esa misma presentación, entre abucheos, alguien alcanzó a gritarle “guapa”, pero la española, metida en su papel, contestó “ordinaria” sin pensarlo y con ello, selló su retiro de 7 años en México hasta que el arrepentimiento la invadió, la experiencia le dio una nueva perspectiva y pudo darse cuenta de todo el daño que había hecho, más que a la audiencia, a su propia carrera.

Getty Images / Ideal Image

Las disculpas llegaron tarde.

Pasaron los años, llegaron los 2000 y Mónica había tenido tiempo de sobra para entender el tamaño de error que había cometido por un malentendido y la soberbia de querer mantener su fama a toda costa, lo cual, la llevó a corregir su camino en cada entrevista que tuvo oportunidad, para demostrarle a su segunda casa el aprecio que en realidad sentía e intentó enmendar los dimes y diretes de años atrás.


Se perdona, pero no se olvida.

Pasaron años álgidos en la carrera de Naranjo, superó obstáculos inimaginables y hasta consiguió un éxito inesperado en su tierra, pero todavía tenía pendiente hacer las paces con México, por lo que después de un retiro voluntario de 5 años, la cantante recobró las fuerzas requeridas para plantarle cara a su público ofendido y regresar con nuevos bríos a los escenarios que la hicieron despegar.


Su música dejó una huella absoluta entre la audiencia que, si bien no estuvo dispuesta a recibirla de regreso con los brazos abiertos, fue dejando pasar la ofensa poco a poco gracias a la nueva actitud de Mónica; sin embargo, nada volvió a ser lo mismo para ella después de aquella entrevista desdichada.

Siguieron pasando los años y aunque no recuperó el auge de sus mejores años, la española consiguió seguir en su carrera a paso firme de tal forma que, a casi 30 años de su ofensa, consiguió ganarse de nuevo a parte de su público para seguir presentándose más fuerte que nunca y siempre consciente de todo lo que puede volver a perder si comete otro error similar.