ESTILO DE VIDA

Defectos que ni el bisturí arregla: Laura Flores ya no tiene forma de ocultar sus patas de gallo

January 10, 2020 23:55

La mayoría de las mujeres sienten terror tan solo de pensar en los estragos de la edad, motivo por el cual, muchas famosas recurren sin dudarlo a procedimientos estéticos para frenar el deterioro en su apariencia a como dé lugar; no obstante, son contadas las que confiesan sin remordimiento cada intervención de la forma en que lo hace Laura Flores.

Getty Images / Ideal Image

Conforme las arrugas fueron abriéndose paso por su rostro, la actriz no dudó en recurrir con su médico de confianza para revertir las marcas del tiempo y para sorpresa de sus seguidores, compartió sin pena cada tratamiento por el que pasó el año pasado.

…hoy en día todos estos tratamientos que hay: que si el Juvederm, que si el Restylane ¡son una maravilla porque no tienes que estar pasando la cara por un cirujano plástico! Entonces yo estoy muy contenta con Fernando Molina, que es un doctor mexicano que me hace mis arreglitos sin que me vea yo operada.

Sin embargo, los meses han seguido su curso y por más rellenos o estiradas que su médico le aplique, cada vez consigue con menos éxito disimular las patas de gallo que llegaron a sus ojos para no irse ni por error.

Con maquillaje, con cara lavada, con filtro en las fotos o incluso en tomas desde lejos, Laura no pude evitar disimular las arrugas alrededor de su mirada, que si bien son la huella de las alegrías que han marcado su vida, le agregan unos años de más a su aspecto.

Aunque viéndolo en perspectiva, seguramente es mucho mejor presumir las patas de gallo con orgullo como lo hace Flores en cada foto, que someterse a cuantas intervenciones sea posible y fracasar en el intento por recuperar la juventud de la misma forma que ha pasado a Lucía Méndez o Alejandra Guzmán.

Es por eso, que Laura se ha convertido en una de las celebridades más valientes de la actualidad, pues se requiere más valor para aceptar las secuelas de los años con orgullo, sin importar las críticas o las comparaciones, que para someterse a intervenciones con posibles consecuencias fatales en su apariencia.