CELEBRIDADES

Harry pasó San Valentín lejos de Meghan, pero el ejército británico lo sorprendió de una forma muy particular

February 15, 2019 20:26

El príncipe Harry y Meghan Markle llevan solo unos meses de casados y aún están atravesando el momento más especial y romántico de su relación. Por lo tanto, era de esperarse que, en el día de San Valentín, compartieran una jornada romántica para celebrar su amor.

Getty Images / Ideal Image

Pero contrario a lo que podríamos imaginar, la pareja puso la responsabilidad por encima de su romance, es por esto que el príncipe Harry emprendió un viaje de trabajo hacia Noruega en su primer día de San Valentín como un hombre casado.

Quizá te interese: La mayor preocupación de Harry es que Meghan tenga un final infeliz como su madre

Una forma de hacerlo especial.

En el día más romántico del año, el Príncipe William se dirigió al norte de Noruega para conocer el entrenamiento de supervivencia que reciben las fuerzas armadas británicas en el Círculo Polar Ártico.

Lejos de la calidez de su hogar y de los brazos de su amada Meghan, Harry tuvo que tolerar los vientos helados del norte para conocer cuáles eran las condiciones en las que están viviendo y entrenando los soldados de su país.

Sin embargo, los rudos integrantes de las fuerzas armadas le demostraron al príncipe que ellos también pueden tener un corazón dulce y le dieron una sorpresa muy especial como premio de consolación por la distancia de su esposa.

Quizá te interese: Un recorrido fotográfico por la vida del príncipe Harry: Desde niño y hasta la actualidad

Se trataba de un iglú de protección que había sido decorado y ambientado especialmente para él. Con velas, fotos de los momentos más significativos junto a Meghan y música romántica, los soldados buscaban que Harry pudiera vivir un momento tierno en esta fecha especial.

Por supuesto, el príncipe respondió sonriendo con su acostumbrada simpatía y expresó que en aquel lugar se sentía como en un verdadero “santuario”, aunque también les dijo riendo que ellos eran “un poco extraños”.

Más tarde, el Duque de Sussex tomó un avión chárter y regresó a su casa, a tiempo para una cena romántica de San Valentín en compañía de Meghan y del bebé que está próximo a nacer.

Este maravilloso gesto demostró nuevamente el gran cariño que los británicos sienten por el príncipe Harry y su esposa, ¿qué mejor muestra de afecto que ayudarles a pasar un feliz día de San Valentín?

Quizá te interese: 9 Datos curiosos sobre el ya famoso bebé no nacido del príncipe Harry y Meghan Markle