Su mamá quiso que se alejara del vagabundo, pero esta pequeña demostró tener un corazón enorme

Estilo de vida y salud

January 20, 2017 18:18 By Fabiosa

Cuando somos padres, tenemos el instinto natural de proteger a nuestros hijos de las cosas tristes del mundo.  Y muchas veces,  intentándolos proteger, les ocultamos cosas y evitamos que aprendan valores importantes que los pueden hacer mejores personas, como la bondad, la gentileza, o la compasión. Una bella historia de bondad recorre Internet por estos días que demuestra que nuestros hijos a veces son mucho más perspicaces de lo que imaginamos.

Sucedió en Virginia, donde  Kenyatta Lewis había salido de comprar con su pequeña hija Janiyah, cuando pasaron cerca de un hombre sin hogar que lloraba sin parar a un lado de la acera.

Facebook

La pequeña Janiyah enseguida se interesó en él y le preguntó a su madre si conocía la causa por la que lloraba aquel  señor.

"Quizás está triste" le respondió Kenyatta, intentando evitarle a la niña decirle las posibles razones, lo que sin duda la entristecería.

Facebook

A lo que la pequeña Janiyah sorprendentemente le respondió: “A lo mejor tiene calor y está sediento

Después de decirle esto a la madre, la pequeña niña caminó hace el vagabundo y le preguntó: “Hola señor, buenos días, me alegra que no está lloviendo hoy ¿Tiene calor? ¿Por qué no vas a casa? La calle está muy sucia

Facebook

El pobre vagabundo le contó a la pequeña que no tenía casa, porque su casa se había quemado y lo había perdido todo, incluida a  mujer, quien no pudo sobrevivir.

Facebook

Entonces sucedió algo realmente maravilloso, pues la pequeña Janiyah sacó algunos dólares de su bolso, de los que había reunido y se los dio al hombre antes de decirle: “Por favor ve a comer algo’.

Facebook

Este acto de bondad tan hermoso, fue observado por varias personas que pasaban, y haciéndose eco de la niña, se acercaron también para darle algo de comida.

Resulta maravilloso e increíble como a veces subestimamos la inteligencia de nuestros niños y como un acto de bondad en uno de ellos puede cambiar el punto de vista de los adultos. Es que para los niños no existen diferencias de razas, política o religión, solo hacen lo que les dicta su corazón, como la pequeña Janiyah.

Si quieres conocer a otras personas maravillosas como Janiyah, te recomendamos las siguientes historias:

Este niño de 12 años dedica más de diez horas diarias a coser muñecos, su propósito es conmovedor

15 historias de niños que hacen al mundo mejor