Esta es La Paradoja de Nuestros Tiempos y sigue siendo tan cierta como lo fue ayer

Animales

November 24, 2016 15:23 By Fabiosa

Estamos en una sociedad ciertamente irónica, llena de contradicciones en una vorágine de amor y odio, respeto e intolerancia que pareciera que no falta mucho para explotar. La tecnología ha traídos tantos bienes, pero también nos ha arrancado mucho de nuestra humanidad. Y simplemente no podemos seguir con los ojos cerrados, debemos pensar y pensar.

En 1995, se publicó una especie de ensayo, aunque más similar a un hermoso poema, titulado “La paradoja de nuestros tiempos”, escrita por el Dr. Bob Moorehead, un ex pastor de la Iglesia cristiana. Y va más allá de la religión y habla hacia la espiritualidad, una espiritualidad que parece ya no haber.

Y después de más de 20 años, las palabras del Dr. Moorehead siguen siendo tan verdaderas como lo fueron aquellos días.

1 Saturday Program

Aquí nos permitimos citarlas, no solamente para leerlas, sino también para reflexionarlas:

Tenemos edificios más altos, pero temperamentos más cortos; autopistas más anchas, pero puntos de vista más estrechos.

Gastamos más, pero tenemos menos; compramos más, pero disfrutamos menos.

Tenemos casas más grandes y familias más pequeñas; más comodidades, pero menos tiempo.

Tenemos más títulos, pero menos sentido común; más conocimiento, pero menos juicio.

Hay más expertos, pero más problemas; más medicina, pero menos salud; más vitaminas, pero más fiebre.

Bebemos y fumamos demasiado, gastamos imprudentemente, reímos muy poco, manejamos muy rápido, nos enojamos rápidamente, nos mantenemos despiertos hasta tarde, nos levantamos muy cansados, leemos muy rara vez, vemos demasiada televisión y no oramos casi nunca.

Hemos aumentado nuestra fortuna, pero reducido nuestros valores.

Hablamos mucho, amamos poco y mentimos frecuentemente.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir la vida.

Hemos agregado años a la vida, pero no vida a los años.

Hemos ido a la luna y regresado, pero tenemos problemas para cruzar la calle y conocer a nuestro vecino.

Hemos conquistado el espacio exterior, pero no el espacio interior.

Hemos hecho grandes cosas, pero no cosas mejores.

Hemos limpiado el aire, pero contaminado el alma.

Hemos dividido el átomo, pero no nuestros prejuicios.

Escribimos más, pero aprendemos menos.

Planeamos más, pero logramos menos.

Hemos aprendido a correr, pero no a esperar.

Tenemos más armas, pero menos paz.

Más ganancias, pero menos moral.

Más fiestas, pero menos alegría.

Más adquisiciones, pero menos amigos.

Más esfuerzo y menos éxito.

Construimos más computadoras para tener más información que nunca, pero tenemos menos comunicación.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestión lenta; hombres altos, de carácter corto; de altas ganancias y relaciones superficiales.

Estos son tiempos de la paz mundial, pero de guerra doméstica; más ocio, pero menos diversión; más variedad de comida, pero menos nutrición. Estos son días de dos ingresos por familia, pero más divorcios; de casas más elegantes, pero hogares rotos.

Estos son días de viajes rápidos, pañales desechables, moral desechable, de una sola noche; cuerpos con sobrepeso y pastillas que sirven para todo, para estar alegres, callados, hasta para matar.

Estos son días que se muestra mucho en la ventana, sin haber nada en la despensa.

¡Así son estos días!

Intellectual Takeout

Adjudicado a comediantes, a grandes filósofos, a líderes religiosos. Y realmente pareciera no importar el autor, sino lo que desea decir y lo que desea que entendamos.

Para que la próxima vez que estemos al aire libre, pero atrapados en nuestro celular, pensemos más, vivamos más y, tal vez, podamos ser felices.

3D Eye