4 Estrategias de marketing usadas por las empresas para vender más desde ayer, hoy y siempre

Familia y niños

December 26, 2017 21:55 By Fabiosa

El arte de ofrecer un producto, conocido como mercadotecnia, es tan viejo como el hombre mismo. La necesidad de intercambiar ha generado a través de la historia múltiples técnicas de mercadeo, desde las llamadas comunidades primitivas, pasando por el esclavismo, el feudalismo, hasta el capitalismo y algunas experiencias de socialismo.

En la actualidad, para nadie es un secreto que vivimos en una sociedad cada vez más abocada al consumo de bienes, tanto materiales como inmateriales. El tan llevado y traído consumismo del siglo XXI tiene como base una gestión de venta, promoción y publicidad, muy fuertes. El cliente es seducido a través de estrategias de mercadotecnia, algunas son antiguas, aunque aparecen disfrazadas bajo el aparente signo de la novedad.

George Dolgikh / Shutterstock.com

Vamos cuáles son esas estrategias, la mayoría de ellas están centradas en el precio y la promoción de venta.

1. Limitar los productos.

En esta caso no son almacenes al por mayor quienes nos incitan a comprar en cantidades, sino comercios al menudeo que aplican técnicas de ventas. Por ejemplo, se norma la cantidad de productos que podemos adquirir: solo 2 cartones de leche. Si queríamos comprar uno, estaremos obligados a pagar por dos para obtener lo que deseábamos. Incluso, en muchas ocasiones se instalan puestos de degustación para incitar al cliente.

2. Descuentos por volumen de compra o las famosas "compras al por mayor".

Karramba Production / Shutterstock.com

Existen muchos almacenes que venden sus productos al por mayor. Esto quiere decir que el cliente debe adquirir más de un producto para llevar a cabo la compra. El gancho de este tipo de estrategia reside en la aparente flexibilidad de los precios. Cuando compras más, cuesta menos. Esa es la máxima. En vez de obtener un champú, debemos pagar por tres.

Supuestamente, el precio total de los 3 productos implica una rebaja del precio unitario. Sin embargo, ¿necesitamos realmente comprar 3 botellas de champú?, ¿cuántas consumimos al mes?, ¿con qué frecuencia debemos comprar champú?, ¿nos realmente dinero? No ahorramos dinero, solo compraremos convulsivamente productos que no requeriremos, probablemente en uno o dos meses. En este caso, estaremos destinando un dinero bajo la promesa del ahorro, pero, en realidad, estaremos gastando más en productos que almacenaremos; mientras, podríamos usar ese recurso en ahorros o en otras compras.

QUIZÁ TE INTERESE: 5 Técnicas que usan los supermercados para hacer gastar más dinero a sus clientes

También es muy común que nos impulsen a comprar en los supermercados o en tiendas. Lo hacen a través de varias técnicas, por ejemplo, el 2 X 1. Compramos una botella de aceite y nos ofrecen la segunda por un precio menor a la primera. En este caso, aplica el mismo análisis: no necesitamos otra botella de aceite, pero, ¿por qué no comprarla y almacenarla si saldrá más barata? ¿Acaso no nos están seduciendo para gastar más en productos que no necesitamos?

3. El eficaz decimal.

science photo / Shutterstock.com

Todos hemos sido cautivados por el decimal. Nos referimos a una estrategia de venta que se basa en el precio: no usar números redondos y apostar al decimal. Si vemos dos vestidos, uno en 299,99 y otro en 300; estaremos más seducidos por el primero. El decimal afecta la percepción del cliente, para quien un mínimo descuento —aunque sea prácticamente risible— es considerable.

4. Estrategias para el producto.

Este tipo de estrategia está enfocada en el producto en sí, es lo que se nos ofrece aquello que seduce. Para ello, se le confieren nuevos atributos al producto, se hacen descripciones y hasta se desarrollan historias en torno a la oferta. Por ejemplo, si se trata de un platillo en un restaurante, es probable que se nos cuente la historia de cómo la familia produjo la receta, del secreto que guarda la familia para conformar el plato, entre otros recursos.

A diferencia de lo que muchas personas creen, vender no solo se trata de encontrar a un mercado meta, es decir, quién necesita el producto; también se trata de una fuerte gestión, amparada, además, en la competencia entre las propias empresas que venden, para posicionar al producto y venderlo. Los consumidos somos vulnerables a todas las técnicas de ventas y debemos estar consciente de cuán manipulados somos cuando estamos en el mercado.

¡Recuerden! Consumir lo necesario es una responsabilidad individual, no contribuir al despilfarro y mantener una cultura del ahorro.

QUIZÁ TE INTERESE:

5 trucos para dar los mejores regalos de Navidad sin quedar en bancarrota

4 trucos indispensables al momento de comprar ropa